Saltar al contenido
Expertos Cirugía Plastica

Cirugía Estética, Plástica y Reparadora

La Cirugía Plástica evoca la realización de un procedimiento de tipo quirúrgico para ayudar a remediar o restablecer un área del cuerpo. Su objetivo se centra en favorecer el funcionamiento y la apariencia de la zona afectada; ya sea, por una situación congénita, un proceso involutivo que esté alterando el cuerpo, algún accidente, entre otros.

Según la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética, Estados Unidos es el país con el mayor número de procedimientos realizados en 2019, con 4.200.000 cirugías. Le siguen Brasil, con más de 2.000.000 y, en tercer lugar, México con 884.000. Muchos de estos datos se deben a correctivos para mejorar la apariencia, pero su propósito va más allá.

ESTETICA FACIAL

 

ESTETICA CORPORAL

 

CIRUGÍA DE SENOS

 

CIRUGIA INTIMA

 

MEDICINA ESTETICA

 

ZONA DE LOS OJOS

 

DIENTES

 

DIETAS Y PÉRDIDA DE PESO

 

 

Historia de la Cirugía Plástica

Los primeros registros de estos procedimientos son antiquísimos. Algunos aseguran que, dos milenios antes de Cristo, existía la urgencia de atender las consecuencias de las amputaciones a las que eran víctimas las poblaciones esclavas. Pero la idea más cercana a lo que conocemos por Cirugía Plástica, surgió durante la Primera Guerra Mundial.

Tras la guerra, muchos soldados presentaron pérdidas en su cuerpo, desgaste en las funciones de algunas zonas y desfiguración de rostro; por ello, tuvieron que ser atendidos quirúrgicamente para la reconstrucción de estas áreas. Por la demanda de aquella época, comienzan a surgir instrumentos y aparatos que hoy en día se continúan empleando.

¿Cirugía Plástica o Estética? Tipos de cirugia

Para muchos, estos términos sueles ser empleados como sinónimos, lo que es un grave error. De lo que conocemos como Cirugía Plástica, se desprenden dos ramas importantísimas: la cirugía estética y la cirugía correctora o reconstructiva. A su vez, estas se desprenden en más categorías:

  • Cirugía de la mano.
  • Trastornos de la piel.
  • Cirugía del trauma.
  • Cirugía de los defectos congénitos.
  • Cirugía reconstructiva.
  • Cirugía estética.

La cirugía estética cumple con la particularidad de acumular sus grandes beneficios en la mejora de la apariencia física del paciente. Es importante destacar que, estas mejoras, afectan (positiva y/o negativamente) la salud de las personas. Por esto, la principal recomendación siempre será: acudir a manos de especialistas con experiencia comprobada.

Las razones que llevan a una persona a practicarse una cirugía estética son netamente personales. Por lo cual, es imperativo que el paciente se plantee resultados claros y realistas, además de que conozca los posibles riesgos. Que realice una reflexión profunda antes de tomar una decisión tan importante y, muchas veces, irreversible.

Tipos de cirugía plástica

Se habla de más de 50 tipos de Cirugías Plásticas, siendo las más populares: la rinoplastia y los implantes de seno. Los avances son constantes y los resultados satisfactorios, en una gran cantidad de casos. Así pues, las cirugías plásticas más comunes son:

Reconstructivas

  • Malformaciones congénitas: se refieren a las deformaciones de nacimiento. Aquí destaca la cirugía de labio y paladar hendido. Existen niveles de malformación, puede ser una simple incisión mínima en el labio o una hendedura completa hasta la nariz.
  • Cirugía oncoplástica: es aquella que se produce posterior a la extracción de algún órgano conteniente de células cancerígenas. En este tipo de cirugías, destacan: cara o cabeza, cuello y mamas. Este último caso hace mención a la mamoplastia oncológica, que es la extirpación del tejido cancerígeno ubicado en la mama.
  • Quemaduras por contacto directo con el fuego u otros elementos: la cirugía reconstructiva es el tratamiento más efectivo para tratar las lesiones por quemaduras. Las técnicas a utilizar involucran a los injertos cutáneos, la cicatrización dirigida, la escisión tangencial, entre otros.

Estética

  • Rinoplastia: esta cirugía se realiza con el fin de alterar la estructura de la nariz. Suele modificarse la disposición del huso y/o el cartílago de la nariz, para mejorar su aspecto.
  • Mamoplastia: principalmente, consiste en la reducción o el aumento de los senos. Sin embargo, suelen aplicarse técnicas reconstructivas para tratar a las pacientes víctimas de extirpación de tumores.
  • Liposucción: la intención de esta cirugía es la extracción de la grasa excesiva que se halla dentro del cuerpo. Dicho procedimiento se realiza a través de una jeringa o cánula que absorbe el tejido adiposo para ir moldeando la silueta del paciente.

Riesgos de la Cirugía Plástica

  • Inconvenientes con la anestesia.
  • Acumulación de líquido.
  • Rechazo a los implantes.
  • Pérdida de la simetría.
  • Problemas de cicatrización.
  • Moretones o coágulos de sangre.
  • Necrosis en los tejidos tratados.
  • Daño irreversible en órganos.

Beneficios de las cirugías

Este tema ya no es solo un asunto de mujeres, cada día se incrementa el número de hombres que asisten a consultas con cirujanos plásticos. Del mismo modo, las edades varían drásticamente; al parecer, cada día desaparecen los límites de edad. Desde pacientes muy jóvenes, hasta de edades avanzadas.

Los procedimientos estéticos pudieran realizarse tras malformaciones congénitas, accidentes sufridos, lesiones por extirpaciones tumorales; es decir, muchos especialistas consideran innecesaria la distinción entre cirugía estética y reconstructiva; porque abarcan los mismos propósitos: mejorar la apariencia y el funcionamiento de una zona del cuerpo.

Diversos pacientes, con la mejoría de su aspecto físico, han sentido un cambio positivo en su vida. Mayor aceptación y amor propio, son solo algunas de las ventajas psicológicas que pudieran presentarse. Este tipo de cirugías no debe asimilarse únicamente como un proceso vanidoso, ya que muchas personas han sufrido traumas por malformaciones en su cuerpo.

Gracias a muchos procedimientos quirúrgicos, los pacientes han mejorado el funcionamiento de ciertas áreas de su cuerpo. Con una rinoplastia, los pacientes suelen mejorar su capacidad respiratoria y la oxigenación cerebral. Tras la pérdida de grasa, el paciente retoma agilidad y reduce el riesgo cardíaco.

Aunado a esto, los resultados obtenidos con una cirugía de este tipo, se observan en pocas semanas y suelen mantenerse por el resto de la vida. Luego de estas intervenciones, el paciente suele apropiarse de una rutina diaria más sana, recargan sus energías y alteran positivamente su estilo de vida.

La Cirugía Plástica le da al paciente una segunda oportunidad. Vale la pena destacar que los beneficios, en gran medida, dependerán del especialista. Por esto, no dudes en consultar varias opiniones antes de someterte a estos procedimientos.