Saltar al contenido
Expertos Cirugía Plastica

Dientes rotos

Dientes rotos

 

Aunque parezca increíble, los dientes rotos son una de las causas más comunes de las visitas a las clínicas dentales. Generalmente suele pasar es con los niños al romper accidentalmente sus dientes de leche, aunque también hay muchos casos en adultos.

Esto se debe a que las causas por la que se puede romper un diente son muy extensas, y la verdad es que ninguna persona eta exenta de sufrir cualquier tipo de accidente como caídas, golpes, peleas o incluso al masticar alimentos duros como el hielo, entre otros.

¿Qué hacer si se rompe un diente?

A pesar de que los dientes rotos son un caso muy común en la actualidad, la mayoría de las personas no saben qué hacer en caso de que esto les pueda ocurrir. La respuesta es muy sencilla, solo con ir al dentista y que haga una revisión dará las pautas más apropiadas según sea el caso.

En casi todos los casos la zona afectada son las llamadas paletas, la cual está formada por los dientes incisivos centrales superiores ya que son los más vulnerables por su posición a la hora de cualquier tipo de accidente.

Esto representa un gran problema, ya que precisamente estos dientes son los que influyen de manera directa en el proceso de masticación de los alimentos; además de ser los más visibles en cuanto al ámbito estético.

Lo primero que se debe hacer en caso de que se rompa un diente, es mantener la calma e identificar si fue una ruptura parcial o total del diente afectado. Lo más seguro es que se presente el sangrado y en algunos casos puede provocar mucho dolor.

Es muy importante no hacer caso al escándalo del sangrado y concentrarse en recuperar los trozos del diente partido ya que de esto depende su recuperación. Hay dos posibilidades cuando se rompe un diente.

Si se trata de una fractura parcial y este se parte a la mitad, se debe resguardar el trozo y bajar la inflamación bucal con una compresa de aguar fría. En cambio si el caso es una fractura total del diente, podría tratarse de una avulsión dental.

Que comprende que la pieza completa se despegue de su alveolo y quede la cavidad, en este caso lo más recomendable es enjuagar bien  la boca y la pieza; e intentar regresarla a su espacio original sin maltratar la raíz del diente.

Y para evitar que se caiga se debe morder una gasa hasta que pare el sangrado, si esto no funciona entonces lo mejor es acudir inmediatamente al odontólogo para que brinde la solución adecuada según sea el caso.

Reparación de dientes rotos

La reparación de un diente roto va a depender de la rapidez con que el paciente acuda al dentista, esto quiere decir que si el paciente acude a remedios caseros y luego de que no funcionen es que acude a un especialista puede que ya sea muy tarde para lograr salvar el diente natural.

Cualquier tipo de fracturas de un diente deben ser solucionadas con procedimientos odontológicos profesionales, de lo contrario pueden traer consecuencias negativas como infecciones o daños mayores en la pieza dental afectada.

Existen diferentes formas de reparar un diente roto según sea el caso, si se trata de una fisura leve que no llegue a afectar el nervio simplemente se hará una reconstrucción de la pieza con composite; se trata de un tratamiento fácil, rápido y económico.

En este caso también se puede optar por la carilla dental de porcelana, ambos elementos tiene la ventaja de ser casi imperceptible porque su color es muy similar a los dientes naturales. En el caso de una fractura moderada, que puede afectar al nervio lo primero que se hará es un trabajo de endodoncia o tratamiento de conducto dependiendo de cada caso.

Luego de esto se tiene que proteger el diente a través de una funda o corona, cuidando siempre del aspecto y color de los materiales para cuidar el ámbito estético bucal del paciente. El último caso sería una fractura severa o grave, que incluso puede afectar la raíz del diente.

La mejor solución es la extracción de todos los restos del diente, y colocar algún ímplate dental que soluciones el problema; generalmente se coloca un tornillo de titanio con alguna corona para reemplazar la pieza faltante.

Causas de una lesión dental

A pesar de que el esmalte dental es el tejido más fuerte del cuerpo humano, no quiere decir que sea indestructible; aunque son incluso más resistentes que los huesos existen muchas causas que pueden provocar una lesión dental como la fractura de un diente.

Entre las más comunes se encuentran los alimentos muy duros, cuando una persona acostumbra a masticar nueces, hielo o cualquier tipo de golosinas como caramelos va debilitando la estructura ósea del diente hasta que puede llegar a agrietarse e incluso romperse totalmente.

Otras causas probables son mordeduras inesperadas como por ejemplo los huesos de las aceitunas, abrir una botella, cortar hilo, entre otros; cuando se recibe un golpe en la cara por algún accidente o pelea puede ser una gran causa para romper un diente.

También la mala higiene bucal puede contribuir a debilitar los dientes a través del deterioro bucal, erosión del esmalte, viejos tratamientos dentales, etc.

Categorías de dientes rotos

Las diferentes formas de fracturas de los dientes se pueden clasificar en ocho categorías de dientes rotos, que sirven para identificar la gravedad de cada caso y como guía al especialista de saber cuál es el tratamiento más apropiado.

Las grietas menores son el caso más leve, ya que solo afectan el esmalte y se solucionan con un pulido ligero. Luego están las virutas, algunas veces con eliminar las asperezas de la zona es suficiente o en algunos casos requieren de un poco de relleno.

Las fracturas de cúspide, afectan la punta del diente y según el caso se solucionan con un relleno o corona dental. Las fracturas graves, son profundas y comprometen el nervio; el diente agrietado, su relleno va a depender de la separación entre dientes.

El diente dividido es similar al diente agrietado pero en un caso más grave, luego están las fracturas verticales de los dientes comenzando en la raíz hasta la punta del diente y requieren de una extracción.

Y por último están las fracturas decaimiento inducido, llamada así por estar relacionada con fracturas en la cavidad interna de los dientes.