Saltar al contenido
Expertos Cirugía Plastica

Tratamiento en senos Post-parto

Durante el embarazo el cuerpo experimenta bruscas variaciones en nuestro cuerpo; pero no es hasta que se produce el nacimiento del bebé que en realidad aparecen todas las cambios que las mujeres no suelen apreciar tanto. Uno de los que más afectan la valoración de su imagen personal se trata del aspecto caído, desinflado y estirado que toman los pechos cuando termina la lactancia. Por ese motivo la medicina estética se ha dado a la tarea de crear soluciones factibles para ayudar a esas mujeres como recompensa de su ardua labor como madres; dando como resultado el surgimiento de excelentes tratamientos en senos post-parto. 

¿Cuales son los cambios pos-parto que ocurren en los senos?

Agregamos de golpe una buena cucharada de cambios de peso, otra de distensión de piel en la lactancia y por ultimo una dosis de gravedad…¡Voala! Tenemos la receta perfecta para un par de senos desastrosos. 

La maternidad es la etapa más hermosa de cualquier mujer, no cabe duda. Pero los estragos en el cuerpo no dejan de ser desagradables por muy enamoradas que estemos de nuestro bebé; y al parecer el abdomen y los senos son quienes reciben la peor parte de la golpiza. 

No importa cuánto aceite de rosa mosqueta untemos en la piel o cuantas sesiones de yoga hagamos durante el embarazo; las estrías y la flacidez aparecen casi que inevitablemente. 

En principio la metamorfosis del pecho nos agrada, ahora están más firmes y grandes y nuestra pareja seguro que lo disfruta. El problema empieza cuando todo termina, el bebé ha crecido, ya no necesita la leche y a dejado de tomar pecho. Nosotras en tanto buscamos la manera de volver al ruedo e intentamos recuperar el estilo de vida que teníamos anteriormente; nos metemos en el armario en búsqueda de esa blusa con el escote que nos encanta y sucede algo que sospechábamos: ya no queda como solía quedar. No solo es cuestión del aumento de peso, es cuestión de que los senos ya no están en el lugar de antes, ahora parecen un par de globos desinflados. 

Tratamiento en senos Post-parto

El motivo principal del cambio de apariencia en los senos se debe a que están sometidos a un proceso constante de expansión y contracción, lo cual crea una discrepancia entre la piel y las glándulas mamarias, dando como resultado concluyente flacidez. En otras palabras las glándulas se encogen pero el tejido cutáneo no. 

¿Se pueden corregir los senos post-parto?

Las recetas de la abuela son eficientes para el cabello, la cara y hasta para las uñas, pero hasta ahora no he logrado dar con un remedio casero que devuelva los senos a su lugar después del parto.

No obstante, lo que sí nos puede brindar resultados eficaces son los tratamientos en senos post-parto que ofrecen diferentes profesionales en clínicas de cirugía estética. 

Las intervenciones quirúrgicas plásticas han cambiado su enfoque en los últimos años, ya no se tratan solo de alternativas viables para satisfacer los sentimientos de vanidad de hombres o mujeres; hoy en día constituyen una solución para las inconformidades con respecto a la imagen personal;  que dañan la estabilidad emocional de las personas, repercutiendo principalmente en la autovaloración de ellos mismos. 

Estos tratamientos en senos post-parto han evolucionado a tal punto que en la actualidad ya ni siquiera es necesaria la colocación de implantes mamarios, pues existen técnicas que ofrecen resultados más naturales y una cantidad de beneficios más numerosos que las tradicionales. 

Mastopexia: Un excelente tratamiento en senos post-parto

La industria de las cirugías plásticas factura millones gracias a la enorme demanda que tienen los tratamientos para la reacomodación de mamas. La preocupación de las mujeres por su apariencia es un tema de nunca acabar, sobre todo aquellas que recientemente han pasado por el proceso de maternidad. 

Las opciones que tienen al alcance son muy numerosas, pueden optar por técnicas de invasivas u otras menos complejas que pueden ser llevadas a cabo en cualquier centro ambulatorio. 

Una de las más populares se trata de la mastopexia, es más, sin temor a equivocarnos podemos decir que esta es la primera de los tratamientos estéticos que las mujeres consideran para mejorar sus senos tras los estragos de la lactancia y el embarazo. 

¿Qué es? o ¿En qué consiste una mastopexia? La mastopexia es una intervención quirúrgica que se realiza con la finalidad de retirar el exceso de piel que ha quedado tras el constante estiramiento de las células mamarias. Su objetivo principal es en sí lograr el levantamiento de senos. 

Una mastopexia no solo da como resultado senos más firmes; sino que además contribuye a que el tejido mamario que se ha dispersado sea acomodado en su sitio, por ende el tamaño de copa de las mamas aumenta. Esto quiere decir que obtendrás senos firmes y redondos. 

Si acabas de salir del proceso de lactancia seguramente habrás podido notar que tus pezones han cambiado y también la areola que los rodea. Los primeros ya no apuntan hacia el frente y la última se ha extendido de tamaño. 

Estas son alteraciones que de igual modo la mastopexia puede corregir, así que olvídate de los pezones apuntando hacia abajo y de las areolas extendidas. 

Desventajas de la mastopexia en senos post-parto

El levantamiento de senos o mastopexia pese a ser una de las mejores rutas que pueden seguir las mujeres que se encuentran en la búsqueda de senos con una apariencia casi idéntica a la que tenían antes del embarazo; también tiene varios puntos en contra con respecto a las cirugías estéticas. 

El problema principal consiste en que este se trata de un tratamiento mucho más invasivo que otros de su tipo; por tanto conlleva más riesgos. De igual modo las cicatrices son otro de los descontentos que tienen quienes pasan por una mastopexia; las mismas no son muy significativas, pero en comparación con una cirugía de implantes son más llamativas.

Por último cabe destacar que este no es un tratamiento permanente, pues para lograr que los efectos se mantengan por más tiempo es necesario llevar un estilo de vida donde el ejercicio y la buena alimentación sean protagonistas. Recordemos que cuando la piel se somete a cambios bruscos de distensión y contracción inevitablemente la flacidez volverá a aparecer.

¿Se puede realizar una mastopexia sí aún sigue amamantando?

Por lo general el procedimiento se lleva a cabo iniciando con una incisión en forma de U debajo o alrededor del pezón, es a partir de dicha abertura que el cirujano trabaja y acomoda los pezones, las areolas y las piel que corresponde a la mama. 

En teoría, es una operación relativamente fácil y de ningún modo afecta a las glándulas mamarias o al tejido interno de los senos; por ende la lactancia materna aún es posible siempre y cuando el médico no lo contraindique. 

Es importante que tengas en cuenta que si te sometes a un levantamiento de senos y pretendes seguir amamantando, lo más probable es que los resultados finales sean muy sutiles y al cabo de un tiempo no sea perceptibles por completo; ya que la piel habrá vuelto a estirarse. 

Mamoplastia de aumento como tratamiento en senos post-parto

En algunas mujeres la caída del seno no es un problema post-parto tan acentuado, esto ocurre más que nada en quienes se enfrentan a la maternidad por vez primera y desde antes poseían condiciones físicas donde la flacidez no se asomaba ni por error.

No obstante, la lactancia no deja de pasar causando estragos y los más comunes suelen ser la pérdida de forma y tamaño de los pechos. 

Estos casos no ameritan de una mastopexia como tratamiento estético; pues pese a los problemas de pérdida de volumen el pezón aún se encuentra en su sitio y la piel mantiene su firmeza. 

En cambio, la intervención indicada se trata de una mamoplastia de aumento. La cual puede restaurar la apariencia de los senos sin necesidad de un levantamiento. 

Mamoplastia por transferencia de grasa

Muchas personas desconocen que la mamoplastia ya no se trata de una intervención que solo ofrece la posibilidad de introducir un implante en los senos. En la actualidad, las técnicas usadas en la medicina estética han evolucionado; ahora también es posible lograr un aumento de tamaño de las mamas con tejidos extraídos del propio cuerpo de la paciente. Se trata de una nueva técnica conocida como “transferencia de grasa”. 

Después de que la lactancia ha dejado de ser prioridad en la vida maternal, un tratamiento de aumento de senos por transferencia de grasa puede ser la mejor alternativa para las afortunadas mujeres que no quedan con flacidez acentuada. 

Este método asegura un resultado final que no parece artificial a la vista. Se hace retirando grasa de cualquier parte del cuerpo, para luego procesarla y convertirla en una nueva sustancia llamada nanograsa. Esta última se inyecta de forma subcutánea para que se amolde al tejido mamario sin complicaciones. Como ventaja adicional ayuda en el tratamiento de estrías ya que gracias a sus células madres mejora la calidad de la piel.

Mamoplastia con implantes

Los implantes de silicona, gel cohesivo o de solución fisiológica que tradicionalmente se han utilizado en las cirugías para aumento de senos en la medicina estética, también pueden ofrecer resultados satisfactorios. 

Cualquier prótesis mamaria que se utilice solo tiene un posible resultado concluyente: Cambio de imagen radical. La apariencia personal cambia en medidas extremas cuando una mujer opta por un aumento de senos de este tipo; pues la forma que adoptan las mamas es tan perfectamente redondeada que a leguas se nota que no son senos naturales. 

Esta mamoplastia es una opción viable para quienes buscan notan que después de la lactancia aunque los pezones siguen apuntando al frente la copa de sostén que usaban con normalidad resulta ser ahora muy grande. 

¿Cual es el mejor tratamiento en senos post-parto?

Ante las posibles opciones que tienes disponible seguramente ahora te surge la duda ¿Cual de todas elegir? 

Cada caso es diferente, puede ser que tengas los senos caídos pero mantengan un buen tamaño; o puede ser que mantengas los senos en su lugar pero prácticamente desinflados. En el primer caso, lo ideal es una mastopexia; en el segundo lo que seguramente un médico certificado indicará es una mamoplastia de aumento. 

¿Qué pasa si tus pechos están caídos y han perdido tamaño a la vez? Afortunadamente la mamoplastia y la mastopexia son procedimientos que pueden realizarse al mismo tiempo, es decir que la mujer puede levantar sus senos y cambiar su tamaño con implantes sí es lo que su caso amerita. 

Lo que no pueden lograr los tratamientos en senos post-parto

Los senos son una zona muy delicada, por lo cual las intervenciones quirúrgicas que involucren el área deben ser practicadas por especialistas certificados, haciendo uso de herramientas con estándares de seguridad comprobados. De lo contrario, las mujeres están propensas a ser víctimas de malas praxis, cuyos resultados además de ser estéticamente catastróficos, también ponen en riesgo la vida de la paciente.

Además de esto es necesario tener en cuenta que los cambios a los que el cuerpo se somete durante el embarazo y después del parto son tan estresantes que los tratamientos de senos post-parto no pueden volver a dar la apariencia que tenían anteriormente; es decir que si bien puede obtener una mejoría con respecto a su imagen no necesariamente obtenga resultados “como si no hubiese pasado nada” en su cuerpo. 

Celebridades que lucen extraordinariamente esbeltas y medios de comunicación que intentan vendernos productos o servicios han contribuido a que las personas tengan una idea totalmente errónea de las cirugías plásticas para el cambio de imagen de una mamá. Por lo cual al acudir a un centro de estética lo más recomendable es que las expectativas que tenga sean acometidas a la realidad, para que no se sienta defraudada del resultado obtenido.