Saltar al contenido
Expertos Cirugía Plastica

Muelas del juicio

 

muelas del juicio

 

Las muelas del juicio son llamadas así porque aparecen después de la edad adulta, son los terceros molares que erupcionan en las mandíbulas superior e inferior y se ubican justamente al final de cada lado de la estructura ósea maxilar siendo en total cuatro muelas.

En la mayoría de los casos suelen aparecer en un rango de edad entre los 17 y 25 años, y no suelen nacer las cuatro muelas al mismo tiempo; incluso muchas veces no llegan a salir todas o simplemente a muchas personas nunca en su vida se le llegan a desarrollar estos molares.

¿Por qué a veces hay que quitarlas?

Siempre ha existido el mito de que las muelas del juicio obligatoriamente deben ser extraídas porque no sirven, aunque esto no es del todo cierto. En primer  lugar estas muelas si sirven y en segundo lugar si es cierto que a veces hay que quitarlas, pero la decisión va a depender de diferentes factores de la salud dental del paciente.

Un especialista podrá orientar adecuadamente a los pacientes sobre cuáles son las razones y el momento ideal para extraer las muelas del juicio; ya que no es nada recomendable quitarlas de forma preventiva y debe estar totalmente justificada su extracción a través de una evaluación odontológica previa.

De hecho, si una persona desarrolla estos molares con total normalidad sin presentar ningún tipo de complicación y más aun cuando ya han ocupado un espacio correcto en la dentadura no es recomendable que las eliminen; ya que de ser este el caso, estas muelas contribuyen de forma positiva  en las funciones de la dentadura.

Sin embargo, cada uno de los pacientes es único y todos los casos en el proceso de desarrollo de las muelas del juicio son diferentes; por esta razón los factores que de verdad influyen en quitarlas son que inicien un proceso de infección, causen mucho dolor, contribuyan a la formación de quistes o tumores dentales.

Que representen un daño para los dientes adyacentes a ellas, si un paciente sufre de la enfermedad de las encías deberá extraerlas, si la muela del juicio tiene caries, si es necesario para cumplir un proceso de tratamiento de frenos, entre otros.

Recuperación después de la extracción de las muelas del juicio

La recuperación después de la extracción de las muelas del juicio va a depender de que tan complicado fuera el procedimiento, esto tiene que ver con las causas o problemas que llevaron al dentista a tener que quitarlas de la dentadura del paciente.

Entre estas causas puede ser principalmente el tamaño de la raíz, ya que mientras más formadas estén las muelas más grande será su raíz, mas difícil será la extracción y las encías se verán más afectadas. Todos estos rasgos anatómicos de los dientes y la forma en cómo comprometen la salud bucal del paciente se determinan a través de diferentes estudios previos a la extracción.

Como por ejemplo los estudios radiológicos, estos le mostraran la realidad de la estructura ósea maxilar de la boca del paciente al dentista y a partir de allí sabrá cual es el procedimiento más adecuado para la extracción de la muela.

Otros factores que intervienen en la recuperación después de la cirugía, son las pautas emitidas por el especialista al paciente antes, durante y después del procedimiento quirúrgico. Como no consumir alimentos duros o calientes antes de la extracción, y después de esta seguir los tratamientos de analgésico, antiinflamatorios y antibióticos.

Generalmente después de la cirugía el dentista le dará una gasa al paciente para que la muerda durante 45 minutos con el objetivo de frenar el sangrado, y el proceso de inflamación debería desaparecer después de unos días; si todo salió bien el paciente no debería experimentar ningún tipo de dolor o fiebre.

El dolor que causan las muelas del juicio

No todas las personas experimentan el dolor máximo que causan las muelas del juicio, esto se debe a que cada paciente es un caso diferente. Por ejemplo, aquellas personas que tiene  suficiente espacio  en la dentadura y tiene un desarrollo normal de estos molares no sentirán dolor alguno o muy leve.

Aunque para aquellos casos en que estas muelas vienen torcidas o simplemente no tienen el espacio suficiente en la mandíbula si sentirán un dolor muy intenso; esto se debe a que en estos casos las muelas del juicio empujan el resto de los dientes buscando su propio lugar en la dentadura.

A pesar de todos estos casos, la forma en erupcionan estas muelas siempre suelen venir acompañadas de por lo menos un dolor leve. Esto es porque para salir deben romper el tejido superior de las encías.

A pesar de que todos los dientes hacen esto cuando van a salir, cuando se es adulto no se conservan ningún recuerdo de la experiencia de este dolor con el resto de la dentadura en la niñez; pero con las muelas del juicio ya se tiene más conciencia de esta sensación.

Consejos para aliviar el dolor de las muelas del juicio

Para aquellas personas que llegan a experimentar el dolor que ocasionan las muelas del juicio, puede llegar a ser tan intenso que lo describen como insoportable y puede empeorar en caso de que no se traten.

Muchas veces por miedo  de asistir a un consulta odontológica, entre otras causas; sin embargo existen varios consejos que pueden ayudar aliviar el dolor que causan sin tener que ir con un especialista. En primer lugar están los medicamentos orales, analgésicos fuertes como el ibuprofeno.

Otra opción más natural puede ser colocar compresas de frio y calor, ya que se ha demostrado que el cambio de temperaturas alivia el dolor; el procedimiento consiste en colocar en la parte externa del rostro sobre la zona afectada compresas alternadas entre caliente y frio cada 20 minutos.

Una opción bastante efectiva son los enjuagues bucales de agua salada, la mezcla de agua caliente con sal ayuda con la hinchazón y alivia el dolor. También existen otros medicamentos como los geles con Benzocaina, estos se aplican directamente sobre el área bucal afectada y tiene un efecto de adormecer la zona durante varias horas.