Saltar al contenido
Expertos Cirugía Plastica

Ginecomastia

En la actualidad las mujeres no son las únicas que navegan por las maravillosas aguas del mundo de las cirugías plásticas, los hombres se han decidido a acompañarlas. Cada día son más caballeros los que se interesan por algún procedimiento estético que sea capaz de mejorar ciertos aspectos de su imagen corporal, sin alterar por ningún motivo su masculinidad. La ginecomastia es una de las afecciones que pueden ser corregidas con alternativas quirúrgicas para así mejorar una parte del cuerpo de suma importancia en cuanto al aspecto personal: el pecho. 

Lo que en la mujer se conoce como mama, en el género masculino se denomina tetilla; estas tetillas algunas veces pueden desarrollarse más de lo debido, pues las glándulas que se encuentran en el área adquieren un tamaño más grande que el normal y aunque es una afección benigna suele convertirse en motivo de falta de autoestima e incomodidad en los varones

¿Qué es la ginecomastia o la reducción de pecho en hombres?

Este es el término que se emplea clínicamente para hacer referencia al agrandamiento excesivo que se produce a nivel del tejido glandular ubicado en pequeñas cantidades en el pecho de los varones; quien padece de ginecomastia experimenta la aparición de un tejido gomoso y firme que se acumula en forma concéntrica en el pecho, con una contextura firme, ocasionando en la mayoría de los casos pecho con la apariencia femenina ya conocida. 

Se ubica como la afección mamaria más común entre la población masculina y por lo general ocurre de manera bilateral (en ambas tetillas). No ocasiona malestares físicos significativos, sin embargo trae graves repercusiones en el bienestar emocional y psicosocial de los hombres. 

ginecomastia

Aunque es un afección que por lo general ocurre en los varones que se encuentran cruzando esa delgada línea entre la niñez y la pubertad,  la ciencia ha concluido que es posible la aparición de ginecomastia en bebés. 

Algunas veces es confundida con otra alteración denominada lipomastia, pero esta se diferencia de ella en que los senos no crecen por anomalías en las células glandulares del tejido mamario, sino que son depósitos de grasa acumulados en los senos masculinos lo que causa el crecimiento del área. 

Factores de riesgo de la ginecomastia

Como ya se mencionó el apartado anterior, lo más comun es que la ginecomastia haga su entrada triunfal a la vida de los hombres durante el desarrollo. No obstante han existido casos de hombre adultos y de bebés con esta alteración. Gracias a múltiples estudios que se han realizado en torno al tema, hoy es posible conocer los siguientes factores de riesgo para la ginecomastia.

  • Disminución de la testosterona. Ya sea por lesiones a nivel de los testículos o por enfermedades que pudiera haber causado bajos niveles de esta hormona. 
  • El envejecimiento, a medida que el cuerpo se degenera gracias al paso del tiempo la capacidad que tiene de producir testosterona disminuye. 
  •  Problemas de tiroides. 
  • Obesidad, pues puede originar la elevación de los niveles de estrógenos. 
  • Consumo de drogas o esteroides anabólicos.
  • Enfermedades hepáticas. 

Cabe destacar que aún no se ha determinado una causa verdadera de esta afección, los factores de riesgo mencionados en realidad se asociado de forma directa a la ginecomastia, pero no se tiene seguridad plena de alguno de ellos la origine. 

Síntomas de las ginecomastia

Los hombres pueden experimentar la aparición de esta alteración de diferentes maneras, algunos incluso no se dan cuenta de su existencia sino hasta que la cantidad de tejido que se ha acumulado en el pecho es bastante significativa. 

Inicialmente se puede notar un pequeño bulto en los senos que al tacto resulta doloroso o sensible, también es posible que tenga inflamación y que el pecho se vuelva asimétrico (un lado más grande que el otro). 

¿Se puede corregir esta afección?

En la mayoría de los casos esta es una alteración que se va de la misma manera paulatina que le tomó aparecer. Pero para quienes quieren acelerar el proceso de erradicación pueden acudir a consulta médica especializada para que un médico les recete los medicamento adecuados. 

No obstante, cuando la afección ha estado presente por un periodo mayor a los 12 meses en el cuerpo, las posibilidades de que pueda ser tratada con medicamentos de forma exitosa disminuye; esto debido a que se generan cicatrices internas o fibrosis que hacen más difícil el tratamiento al tejido glandular. 

Afortunadamente, para quienes tienen una ginecomastia en etapa agravada o persistente a los medicamentos, existen posibilidades quirúrgicas que les brindan una cura radical. 

Mamoplastia de reducción para hombres

Pese a lo que se piensa la mamoplastia no es una intervención quirúrgica que sólo está destinada para mejorar la apariencia de los senos en las mujeres, los hombres también se pueden beneficiar mucho de esta operación.

Para el tratamiento de ginecomastia los caballeros pueden optar por una mamoplastia de reducción; procedimiento que consiste en la extirpación del tejido glandular y tejido graso que pudiere encontrarse en el área del pecho masculino. 

Esta es la alternativa más recomendada por los especialista, pues es la que ofrece mejores resultados. Es indicada para cualquier persona que no tenga otras patologías, sobrepeso y no usen ningún tipo de drogas. 

Primera consulta para la mamoplastia de reducción

Al acudir a la consulta médica; lo primero que hará el médico es brindarle toda la información sobre las posibles alternativas que tiene el paciente para corregir el exceso de tejido glandular en su pecho. De igual modo realizar las pruebas físicas y preguntas necesarias para determinar si dicha corrección puede hacerse sin la necesidad de intervención quirúrgica; por ejemplo si el paciente toma medicamentos que alteren el equilibrio hormonal ordenará la suspensión de los mismos o si tiene sobrepeso le indicará tener hábitos de vida más saludables y dará espacio a un tiempo prudente para ver si estos cambios logran hacer que la ginecomastia desaparezca. 

De la mano a estas medidas, posiblemente ordenará exploraciones mamarias y exámenes de laboratorio para poder tener referencia de los parámetros de salud que tiene el paciente, ante de decidir cualquier cosa sobre su situación.

Preoperatorio

En caso tal que ninguna de las medidas anteriores tenga un óptimo resultado y de que el especialista determine que el paciente es candidato ideal para una mamoplastia de reducción, entonces programa la cirugía y explica todo lo referente al procedimiento. 

Dará indicaciones de ayuno de por lo menos 6 horas antes de la operación, suspensión de medicamentos anticoagulantes y de hábitos nocivos como el consumo de nicotina, alcohol o drogas. 

También pedirá que algún familiar pueda acompañar al paciente durante el proceso, para que al momento del alta pueda ayudarlo a ir a casa. 

Durante la operación

La mamoplastia de reducción es realizada bajo anestesia general y es considerada como un procedimiento de tipo ambulatorio; es decir que unas horas después que termine la persona puede volver a casa para pasar allí su proceso post operatorio. 

Suele tener una duración de una hora y media, pero si la complejidad del caso es muy alta, puede llegar a durar mucho más. 

La incisión se hace de manera que las cicatrices dejadas no alteren significativamente el aspecto del pecho, por eso la ubicación más propicia es alrededor de la areola en forma de U; algunas veces se acompaña la mamoplastia con liposucción. Pero esto no significa que serán necesarias nuevas incisiones para la introducción de la cánula, pues para ello se puede usar la misma. 

Cuando los casos son muy extremos y los tejidos removidos son en gran cantidad, la piel queda colgante o flácida; por eso para mejorar aún más el aspecto del pecho también se retira ese exceso. 

Postoperatorio

Las molestias van a estar presentes unos cuantos días luego del procedimiento; por esta razón el médico le va a recetar medicación para controlar el dolor y la inflamación. De igual modo se aplica un soporte elástico que ayuda a que la zona cicatrice de forma óptima sin desplazar los tejidos por efecto de la gravedad. 

En uno o dos días puede empezar a realizar sus actividades diarias con moderación; en cuanto a las suturas el doctor decidirá de acuerdo a la evolución del caso en particular si son retiradas en una o dos semanas. 

Las actividades físicas deben ser limitadas hasta aproximadamente un mes tras la cirugía; así como la exposición prolongada al sol de las áreas comprometidas. Esto último es porque los rayos solares inducen la pigmentación de la piel, haciendo que las cicatrices se oscurezcan y queden más marcadas. 

Riesgos

Al elegir personal médico capacitado y certificado reducimos las posibilidades de complicaciones durante o después de la mamoplastia; por eso la principal medida a tomar es investigar a profundidad sobre la reputación del médico y centro estético elegidos. 

Los riesgos más frecuentes que enfrentan los pacientes sometidos a esta intervención es la asimetría del pecho; provocada por la presencia de un poco de tejido en alguno de los dos senos. Cuando esta situación es muy evidente, se tiene que corregir con una nueva intervención que permita extirpar el tejido que quedó en el área. 

Beneficios de los tratamientos estéticos para la ginecomastia

Los estudios que se han realizado con respecto al tema ha arrojado como resultado que las repercusiones que deja la ginecomastia son más del tipo psicológico que físico. 

La depresión, ansiedad, trastornos alimenticios y falta de autoestima son algunas de los efectos colaterales de esta condición; que aunque se cataloga como benigna puede hacer daños desastrosos en la autovaloración de quien la padece. 

De acuerdo a esto es fácil deducir que los beneficios que ofrece cualquier tratamiento que brinde solución eficaz a esta problemática se traducen como una gigantesca inyección de amor propio, confianza en sí mismo, refuerzo del autoestima y por supuesto estabilidad emocional; cuestiones que de algún modo inducen a mejorar también las relaciones sociales. 

Preguntas frecuentes de las intervenciones para la ginecomastia

¿Cuanto cuestan los procedimientos para erradicar la ginecomastia?

Cada caso es distinto, por eso el precio suele ser muy cambiante. Algunas personas no solo requieren de extirpación del tejido glandular; sino que además necesitan de otros procesos como liposucción, reducción del diámetro de la areola y extracción de la piel excedente. 

En ciertos centros estéticos cada uno de esos procedimientos se considera por separado, por ende tienen precios distintos cada uno. Por esta razón el costo tiene una fluctuación entre los 3000 a 7000 Euros. 

¿La acumulación de grasa en el pecho se considera ginecomastia?

Cuando el tejido acumulado en el pecho se trata solo de grasa médicamente no se considera como ginecomastia; sino como una Pseudo-Ginecomastia o ginecomastia falsa. 

¿Se conoce una causa exacta?

Se sabe que en la mayoría de los casos el factor desencadenante del agrandamiento de los senos en el sexo masculino es un desajuste en el equilibrio hormonal; sin embargo no se tiene conocimiento de una causa exacta sobre la aparición de esta alteración. 

¿La mamoplastia de reducción es eficaz en estos casos?

Es precisamente la efectividad de la mamoplastia de reducción lo que ha hecho que sea uno de los tratamientos más recomendados por los especialistas para tratar el agrandamiento de pecho en los hombres. 

¿La reducción de pecho con esta cirugía es dolorosa?

De ninguna manera, el paciente es sedado con anestesia general para el procedimiento. Con menor número de frecuencia se opta por la anestesia localizada y aunque el paciente se encuentra despierto de igual modo no siente ningún tipo de dolor. Lo máximo que puede llegar a experimentar es una sensación de vibración, si por ejemplo se adjunta una liposucción al proceso. 

¿La cirugía es una solución permanente?

En los pacientes que se ha utilizado la cirugía como corrección a este problema, los resultados fueron permanentes; pues el tejido glandular es extirpado por completo para evitar futuras incidencias. 

¿Se debe usar soporte de pecho posoperatorio?

Los médicos recomiendan el uso de faja o chaleco posoperatorio para que todos los tejidos se acoplen nuevamente unos a otros; así la piel cicatriza de forma adecuada adhiriéndose firmemente a los tejidos internos.