Saltar al contenido
Expertos Cirugía Plastica

Umbilicoplastia o Operación del Ombligo

Como su nombre lo indica la umbilicoplastia es una cirugía estética que se hace en el ombligo, esta operación del ombligo tiene como objetivo principal el de modificar su aspecto para conseguir que se vea mejor; el nombre más común para este procedimiento de tipo estético es el de plastia umbilical. 

Y aunque en años anteriores este tipo de cirugías era principalmente utilizada para tratar hernias umbilicales en bebés recién nacidos, hoy en día su principal uso es a nivel estético para personas de cualquier edad; llegando a convertirse en una de las cirugías plásticas más populares de la actualidad.

¿Tienes el ombligo feo? Quédate que te explicamos cómo esta cirugía puede ayudarte.

Candidatos para una umbilicoplastia

Aunque básicamente cualquier persona puede ser un candidato para una umbilicoplastia, generalmente las personas que acuden a este  tipo de cirugías estéticas son mujeres que desean cambiar el aspecto de su ombligo por diferentes motivos; como tener el ombligo para afuera o por el uso de pirciengs.

El objetivo principal de este procedimiento es cambiar la apariencia horizontal del ombligo para darle una apariencia más alargada y al mismo tiempo tome una forma más vertical; al igual que también existen otros motivos por los cuales una persona desee someterse a este tipo de cirugías.

Entre las más comunes están aquellas relacionadas con algún trauma de nacimiento con la forma de su ombligo, o una deformación del mismo como consecuencia de una operación de cualquier tipo en el pasado.

También las personas que han desarrollado una hernia umbilical y sufren del famoso brote umbilical, o simplemente personas que desean tener su ombligo más delgado, ovalado o con mayor profundidad.

Para que cualquier persona se pueda hacer este tipo de cirugías va a depender de la previa evaluación médica por el especialista, ya que incluso algunas veces a través de otros procedimientos quirúrgicos como una liposucción también es posible alcanzar las expectativas de los resultados.

Antes y despues

Umbilicoplastia

¿Cómo se realiza?

La forma en cómo se realiza una umbilicoplastia va a depender de la forma que tiene el ombligo del paciente y de las expectativas que quiere alcanzar con los resultado de la operación; esto quiere decir que el procedimiento cambia según el nivel de modificación que se le hará al ombligo.

El tipo de anestesia utilizada va a depender también del tipo de modificación del ombligo, si se trata de reparación de agujeros o deformaciones por pircings u otra razón de este tipo la anestesia utilizada es del tipo local.

En el caso de cirugía por algún tipo de desgarre o para modificar el nivel de hundimiento del ombligo que requieran de suturas de fijación, entonces se utiliza la anestesia local pero con un mayor alto grado de sedación.

Y para el uso de anestesia general se reserva para aquellas umbilicoplastia que se enfocan en la corrección de una hernia umbilical o que se combinan con una abdominoplastia. En la mayoría de los casos la umbilicoplastia se puede hacer de forma ambulatoria, aunque hay casos que también requieren de anestesia general e ingreso hospitalario.

Antes de la cirugía los procedimientos a seguir son la evaluación médica hecha por el especialista y un tratamiento preoperatorio, durante la umbilicoplastia hay dos opciones de tratamientos principales donde uno es para modificar la forma del ombligo y el otro es para cambiar la posición del ombligo.

El procedimiento para cambiar de posición el ombligo a través de una umbilicoplastia es haciendo una pequeña incisión en la parte superior de la zona de la pubis, de esta manera es más fácil acceder al ombligo por encima de la musculatura abdominal; desde allí se podrá ajustar la posición superior o inferior de donde el paciente desee la nueva posición de su ombligo.

En cambio para el procedimiento de cambiar la forma del ombligo, se debe hacer a través de diferentes incisiones de menor tamaño alrededor de todo el ombligo; esto se hace con el objetivo de que las cicatrices después de retirar los excesos queden lo menos visibles al público.

Recuperación después de una umbilicoplastia

La mayor parte de los casos de umbilicoplastia tienen un proceso de recuperación muy corto, incluso algunas personas podrían reincorporarse a su rutina diaria después de un día de la intervención quirúrgica.

Sin embargo, en el caso de rutinas que requieran de sobreesfuerzo en la parte abdominal como por ejemplo los ejercicios van a requerir de unas cuantas semanas para dar tiempo a la recuperación interna del ombligo antes de hacerlas.

Aunque por supuesto el proceso de recuperación de una umbilicoplastia va a depender del nivel de intervención y modificación del área del ombligo, después de la cirugía se tiene que llevar un tratamiento a través de las pautas dadas por el especialista.

Así como también hacer curas en la herida, que dependiendo de su magnitud el éxito de su recuperación está en mantener el área limpia y seca; en los casos que se requiera de suturas deberán pasar por lo menos siete días para su retiro.

Riesgos de una umbilicoplastia

Es normal que todo tipo de cirugías tenga una serie de posibles riesgos, y la umbilicoplastia no es una excepción. Aunque si es bastante difícil que surjan complicaciones o que se sufra de efectos secundarios después de este procedimiento quirúrgico, hay alguno casos en que se pueden presentar.

Entre los riesgos o complicaciones posibles en una umbilicoplastia están infecciones en la cicatriz, formación de hematomas, inflamación, tener mala cicatrización, dolor, hinchazón, pérdida de sensibilidad en el área o incluso sufrir de una asimetría.

Hay otros riesgos propios de cualquier intervención quirúrgica que se pueden presentar durante y después de esta como hemorragias, alteraciones en el proceso de cicatrización, infecciones y otros problemas de salud que puedan presentar el paciente dentro del quirófano.

Semanas después de la umbilicoplastia hay pacientes que pueden presentar vómitos, mareos, no desaparece el dolor, fiebre, olores inusuales, secreción  a través de la herida, entre otros síntomas que pudiesen provenir de la operación.

Además que también existen diferentes riesgos que se pueden presentar de acuerdo a la reacción del paciente a los diferentes tipos de anestesia que requiera como por ejemplo neumonía, aumento de coágulos sanguíneos, etc.