Saltar al contenido
Expertos Cirugía Plastica

Braquioplastia o levantamiento de brazos

El levantamiento de brazos o braquioplastia, es una de las cirugías estéticas que podemos encontrar hoy en día. Esta cirugía trata la flacidez de las axilas y reduce la piel sobrante. Asimismo, elimina la grasa sobrante. Gracias a esto, puede lograr que la parte superior de sus brazos se vea más tonificada y definida.

Objetivos de la Braquioplastia

El término técnico para un procedimiento de elevación de la parte superior del brazo es «braquioplastia«. Es una técnica quirúrgica de contorno corporal que se utiliza para modificar la apariencia de la parte inferior del brazo desde la axila hasta el codo. El objetivo de la braquioplastia es eliminar el exceso de grasa, tensar la piel suelta y, por lo tanto, remodelar el brazo para crear una apariencia más joven y tonificada.

Ventajas e inconvenientes del procedimiento

Algunos de los principales beneficios de un procedimiento de levantamiento de brazo son:

  • Quita la piel sobrante y tensa la piel suelta para mejorar la apariencia de la parte superior de los brazos caídos.
  • Es efectivo para los brazos caídos como resultado del envejecimiento o de una pérdida de peso significativa.
  • Más confianza para usar ropa sin mangas o de manga corta.
  • Mejor apariencia cuando se viste o se desviste.

El principal «inconveniente» de esta cirugía es que produce algunas cicatrices permanentes. Muchos pacientes requieren la remoción del exceso de piel y por lo tanto deben tener incisiones que van desde la axila hasta el codo. Sin embargo, en casos menos graves, no es necesario realizar una escisión del tejido cutáneo de la parte superior del brazo y sólo se necesita una pequeña incisión en el codo para poder realizar la liposucción.

Recuerde, cada paciente es único y requiere un plan de tratamiento diseñado a medida. Un cirujano plástico certificado por el consejo puede aconsejarle sobre los patrones de incisión que necesitaría.

Candidatos ideales para una braquioplastia

Miles de hombres y mujeres se someten a cirugías de levantamiento de brazos en el mundo cada año. Muchos de ellos han trabajado diligentemente para perder cantidades significativas de peso y luego, encuentran que la piel estirada de la parte superior de sus brazos, muslos, cintura, caras y senos está caída.

Otros pacientes de braquioplastia solicitan esta cirugía de contorno corporal porque quieren estirar la piel floja que resulta del proceso natural de envejecimiento. Con la edad, la mayoría de las personas desarrollan niveles más bajos de proteínas importantes que apoyan los tejidos conectivos y promueven la elasticidad de la piel, como el colágeno y la elastina, por ejemplo.

En general, es probable que sea un buen candidato para un levantamiento de brazo si:

  • Se compromete a llevar un estilo de vida saludable.
  • Tener una actitud mental positiva sobre la cirugía.
  • Es estable mentalmente y un adulto físicamente sano.
  • Le preocupa la laxitud de la piel de la parte superior del brazo y/o de la axila.
  • Quiere estirar la piel floja que ha resultado de la pérdida de peso.
  • Tener un peso corporal normal y estable, pero sentir que la parte superior de los brazos está demasiado flácida.
  • Tener una idea realista sobre los posibles resultados adversos, incluyendo las cicatrices permanentes.

La mejor manera de determinar su candidatura para una cirugía de levantamiento de brazos es programar una cita de consulta con un cirujano plástico certificado que se especialice en braquioplastia. Puede abordar todas sus preguntas e inquietudes durante esta cita y conocer cómo el cirujano lo hace sentir a nivel personal. Es muy importante tener una relación agradable y de confianza con su médico.

Pasos del procedimiento

Los pasos de la braquioplastia varían en función de los objetivos específicos de cada paciente. Sin embargo, en general, el procedimiento progresa de la siguiente manera:

  • Se utiliza anestesia local, sedantes intravenosos y/o anestesia general para mantener al paciente sin dolor durante la cirugía.
  • Se hace una pequeña incisión en el codo para facilitar la liposucción, que elimina el exceso de tejido graso en la parte inferior del brazo.
  • Después de la liposucción, se hacen las incisiones necesarias para extirpar la piel suelta que resulta de la liposucción. Estas pueden ser en la parte interior del brazo o en la parte posterior del brazo.
  • Los tejidos subyacentes que soportan los nuevos contornos se mantienen en su lugar con suturas internas.
  • La piel por encima y por debajo de la piel extraída se estira sobre el nuevo contorno de la parte superior del brazo, y luego, se une con suturas. Estas pueden ser del tipo absorbible o del tipo tradicional, que normalmente son retiradas por el cirujano una o dos semanas después de la cirugía.
  • Las incisiones se esterilizan y se visten con vendas para acomodar el proceso de curación. También pueden utilizarse prendas de compresión y/o drenajes quirúrgicos.

La cirugía de levantamiento de brazos produce resultados inmediatos y significativos. Es un tratamiento generalmente seguro y efectivo para la parte superior de los brazos flojos y caídos, tanto en hombres como en mujeres.

Antes y después de la braquioplastia

Cuando se prepara para un levantamiento de brazo, su cirujano estético puede pedirle: que deje de fumar, que deje de usar anticoagulantes, que se haga ciertos exámenes de laboratorio y que comience a usar ciertos medicamentos o que deje de usar otros.

Usted verá a su médico para un chequeo después de la cirugía, normalmente dentro de las 48 horas. Si tiene puntos de sutura tradicionales, se le retirarán en 1 o 2 semanas. Los pacientes regresarán a las visitas de seguimiento según sea necesario para asegurar una curación adecuada sin complicaciones.

Es probable que su cirujano le indique que evite ducharse durante las primeras 48 horas, que evite levantar los brazos por encima de la cabeza durante 2 a 4 semanas y que evite otras actividades que puedan estirar y desgarrar las incisiones durante 4 a 8 semanas.

Se le recetarán analgésicos, antibióticos y antiinflamatorios, según sea necesario, para ayudarle a controlar su dolor y facilitar la curación después de la cirugía.

No recomendado para y contraindicaciones

Aunque la braquioplastia es generalmente segura para la mayoría de las personas, su cirujano puede desaconsejarla si usted tiene una condición médica que inhibiría su capacidad de sanar de una cirugía invasiva. Un procedimiento de levantamiento de brazo tampoco se recomienda si usted tiene un sobrepeso significativo, experimenta fluctuaciones repetitivas de peso, fuma o usa productos de tabaco, o tiene objetivos poco realistas para la cirugía.

Abordar de antemano estas y otras cuestiones específicas del paciente crea una ruta más segura para el procedimiento y permite obtener resultados quirúrgicos óptimos.

Riesgos y efectos secundarios en una braquioplastia

Como en cualquier cirugía mayor, existen riesgos asociados al proceso de levantamiento de brazos, incluidos los relacionados con el uso de la anestesia general. Algunos de los posibles efectos adversos que pueden ocurrir durante o después de este procedimiento incluyen:

  • Infección.
  • Dolor y malestar.
  • Enrojecimiento e hinchazón.
  • Curación de heridas inferior.
  • Cambios en la sensación de la piel.
  • Necrosis del tejido graso subdermal.
  • Seroma (retención de líquidos bajo la piel).
  • Daño muscular, vascular y/o nervioso.
  • Irritación, enrojecimiento y drenaje de las suturas que no se absorben adecuadamente.

El seroma y la infección son los dos efectos secundarios más comunes de la cirugía de levantamiento de brazos. Ser hombre o tener un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más aumenta los riesgos de los efectos secundarios del levantamiento de brazos.

Asegúrese de responder a cualquier inquietud o pregunta sobre su seguridad durante un levantamiento de brazos antes de comprometerse. Comuníquese con su cirujano de inmediato si experimenta dolor en el pecho, latidos cardíacos irregulares, fiebre o falta de aliento después de regresar a casa después de la cirugía.