Saltar al contenido
Expertos Cirugía Plastica

Abdominoplastia: La cirugía para aplanar el abdomen

Conseguir un abdomen plano es el sueño de muchas mujeres y hombres, pero para lograrlo de forma rápida el ejercicio y la dieta puede que no sean suficientes. Por esa razón los cirujanos expertos en la modificación de la apariencia personal a través de cirugías ofrecen una alternativa eficaz: La Abdominoplastia.

Esta operación entra en la categoría de cirugía mayor, por lo cual antes de decidir pasar por ella es importante conocer toda la información al respecto.

abdominoplastia

Cabe destacar que pese a sus maravillosos beneficios se recomienda que sea tomada en cuenta sólo como un último recurso, cuando otras medidas no dan los resultados buscados; pues bajo ninguna circunstancia debe ser usada como una alternativa para la pérdida de peso.

¿Qué es una abdominoplastia?

La abdominoplastia o cirugía de abdomen es un procedimiento realizado por médicos especialistas en la medicina estética con la finalidad de eliminar la piel excesiva localizada a nivel de esta área y de mejorar otros tejidos de la misma.

En otras palabras, es una cirugía que aplana el abdomen, pero que no se basa en la remoción de grasa como las Liposucciones tradicionales. Con esta los profesionales se encargan de estirar la piel y los músculos para dar una apariencia tonificada y firme.

Lo que no puede lograr una abdominoplastia

Tener un abdomen suelto y caído es normal incluso en aquellas personas que no tienen sobrepeso; sin embargo con una dieta saludable estricta y con la realización de ejercicio focalizados en el área de manera constante, podemos aplanarlo y conseguir que se mantenga firme.

Los resultados de la abdominoplastia en teoría son permanentes, pero para que no se produzcan desequilibrios en la apariencia es de suma importancia hacer ejercicios de forma regular y comer en base a alimentos que no sean poseedores de altos niveles de grasas, carbohidratos y otros componentes que son causales de cambios súbitos de peso.

Muchas personas erróneamente creen que este tratamiento es una medida eficaz para la eliminación de estrías, pero la realidad es que esto no es del todo cierto. La eliminación de las marcas en la piel de este tipo se da en un grado muy leve y como efecto colateral de la extirpación de tejido cutánea. Es decir que solo se iran las estrías presentes en la piel que es retirada para corregir la flacidez.

Candidatos viables para una reducción de abdomen

Hombres o mujeres que gocen de una muy buena salud general son los principales candidatos para someterse a una Abdominoplastia.

Esta cirugía no debe confundirse como un liposucción tradicional, pues quienes no tienen un peso corporal dentro de ciertos percentiles (no fluctuante), posiblemente no pueda ser sometido a una cirugía de abdomen.

Es un tratamiento dirigido más que todo a las personas que fueron obesos en algún momento de su vida y se sometieron a algún programa de pérdida de peso; ya que sus músculos y piel se encuentra estirada en exceso y la abdominoplastia es capaz de volver a darle una apariencia firme un poco más estética.

De igual forma, las mujeres multíparas pueden beneficiarse con este procedimiento. Pasar por 3 o 4 embarazos tiene muchas consecuencias para la tonicidad del abdomen, siendo casi imposibles de remediar con alguna rutina de ejercicio. Por esta razón el médico puede indicarle la abdominoplastia como solución a dichos problemas.

¿Quienes no pueden someterse a una abdominoplastia?

Existen ciertas circunstancias que pueden excluirte de la lista de candidatos para una abdominoplastia. Así que asegúrate que ninguno de los siguientes planteamientos tenga relación cercana con tu caso.

Las mujeres que planean un nuevo embarazo en el futuro no deben someterse a una cirugía de reducción de abdomen. Recordemos que durante el embarazo la gravidez del área causa que los músculos verticales se separen, lo que puede traducirse como la aparición de hernias, pues uno de los resultados de la abdominoplastia es la tensión de los músculos.

Personas que se encuentran en algún programa de pérdida de peso que aún no han llegado a su peso meta y desean seguir con este; no deben someterse a este tratamiento quirúrgico sino hasta que el peso corporal se encuentre estable sin fluctuaciones bruscas.

Por último, quienes no deseen tener en su abdomen una larga cicatriz visible de una forma no tan sutil deben reconsiderar tomar esta alternativa para aplanar el abdomen.

Antes de la cirugía…

El médico que escojas para realizar la intervención durante la primera la consulta te brindará toda la información acerca del tratamiento, tanto beneficios como desventajas y por supuesto los riesgos que conlleva.

Además de ello, posiblemente indicará una serie de exámenes de laboratorio para verificar que el estado de salud general del candidato es tan óptimo como para resistir la operación sin ningún percance.

Otras medidas de rutina serán tomadas tales como la suspensión de medicamentos que inhiban la coagulación de la sangre y de sustancias como la nicotina cuyas acciones son similares en el organismo.

Durante la primera consulta deberá ser totalmente franco a las preguntas que le serán realizadas por el médico especialista; pues de eso dependerá que el resultado de la operación sea totalmente satisfactorio. La mayoría de estas preguntas tienen relación con el estilo de vida que lleva y con la salud de su cuerpo.

Pasos del procedimiento para Abdominoplastia

Comúnmente el médico es quien decide y recomienda los mejores métodos para aplicar la anestesia. Puede optar por sedación por vía intravenosa o por anestesia general.

Para iniciar, se realiza una enorme incisión entre la línea formada por el vello púbico y el ombligo en forma horizontal. En algunos casos esta incisión puede ser más larga que en otros; pues la longitud es un factor que depende del grado de piel a eliminar según cada persona.

A veces el procedimiento requiere de una segunda incisión alrededor del ombligo para poder eliminar la piel sobrante que se ubica en la región superior del abdomen.

Lo que sigue a continuación es tomar la piel como si de una cortina se tratara y estirarla; de manera que todo el exceso cuelgue hacia abajo. Posteriormente se corta el excedente y se sutura para cerrar las incisiones.

 Proceso postoperatorio y cuidados que se deben tener

Es común que las incisiones realizadas durante la abdominoplastia se mantengan cuidadas con vendajes durante el proceso postoperatorio. El médico también puede optar por envolver el área con bandas de compresión para que la hinchazón no alcance niveles muy significativos y llegue a alterar los resultados finales.

Para el drenaje del líquido que se acumula en el área tras la cirugía se suelen dejar unos pequeños tubos de duración temporal.

El especialista que atendió el procedimiento, dará seguimiento al paciente y de igual forma le indicará las instrucciones necesarias para que cuide la herida y la cicatrización se produzca de manera óptima, sin percances riesgosos como infecciones.

También le brindará una receta con los medicamentos que debe cumplir mientras se recupera.

Es importante tener en cuenta que mientras se pasa por el periodo de curación posiblemente no se pueda poner erguido de la manera natural que está acostumbrado. Asimismo se presentarán limitaciones en la realización de ciertos movimientos. Se recomienda que el paciente no se someta a fuerzas excesivas y que no use prendas de vestir que puedan causarle daño a las incisiones con el roce o la abrasión.

Resultados que se obtienen con una Abdominoplastia

Tras una o dos semanas de la operación la persona puede volver a ponerse de pie; siendo notorio su nuevo perfil delgado y de abdomen firme. En este tiempo la hinchazón ya debió haber disminuido, algunos hematomas aparecerán en el área, pero a medida que pasa el tiempo se desvanecerán.

Las mujeres que han pasado por otras cirugías que involucran el abdomen por ejemplo una cesárea; verán que su nueva cicatriz se ha incorporado a la misma que tenían con anterioridad. Para que dicha cicatriz se desvanezca y suavice en su punto máximo en cualquiera de los casos se debe esperar un par de años.

Todos los pacientes que se sometan a una abdominoplastia deben tener muy claro que al igual que sucede con otros procedimientos estéticos no hay garantía de que los resultados concluyentes realmente cumplan con sus expectativas. Algunas veces incluso es necesario una segunda intervención para obtener cambios más allá de lo sutil.

Riesgos y complicaciones

Con este tipo de cirugía hay una alta tasa de posibilidades de que se produzcan seromas y hematomas durante el proceso postoperatorio. Estas son complicaciones que si no son tratadas de la manera adecuada pueden llegar a causar necrosis del tejido; pues el suministro de sangre no es correcto y por tanto el de oxígeno tampoco.

Para reducir esas posibilidades se emplea el uso de tubos dispuestos para el drenaje de la sangre y el líquido de la zona; aunque la eficacia de ello no es 100% demostrable.

Otra cuestión que puede ser razón de complicación es la mala disección del ombligo, comprometiendo su flujo sanguíneo. También pueden ocurrir infecciones en la herida o mala cicatrización de la misma.