Saltar al contenido
Expertos Cirugía Plastica

ESPINILLAS

ESPINILLAS

Las espinillas son una manifestación dermatológica común caracterizada por la formación de pequeños relieves rojos en la piel que contienen pus, suero o grasa (sebo).

Se forman principalmente en la cara, el cuello, el pecho, la espalda y los hombros y son los signos más típicos de acné, una condición dermatológica que aparece en los puntos del cuerpo donde están presentes la mayoría de las glándulas sebáceas y en la boca.

 

Índice

    ¿QUÉ SON LAS ESPINILLAS?

    Las espinillas pueden ser inflamatorias o no inflamatorias. Los llamados comedones cerrados se definen como no inflamatorios, es decir, pequeños relieves que se forman en las salidas de los pelos, llamados poros de la piel, de color marrón oscuro que contienen sebo, células muertas de la piel y bacterias.

    En forma de lesiones inflamatorias, las espinillas aparecen como relieves en forma de pústulas, de color rojo, más o menos blandos y fáciles de romper, que contienen sustancias grasas (sebo) y con una punta blanca creada por la presencia de pus.

    ¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LAS ESPINILLAS?

    Las espinillas y el acné pueden ser causados ​​por varios factores, posiblemente concomitantes: desequilibrio hormonal, exceso de producción de sebo, acumulación de bacterias, uso de algunos medicamentos, uso de cosméticos opacos, estrés psicológico.

    Por lo general, la manifestación juvenil está vinculada a factores hormonales, mientras que en la edad avanzada el estrés juega un papel preponderante.

    Incluso hoy, los mecanismos que conducen a la formación de granos y el acné no están del todo claros. Generalmente, para causarlos hay una hipersensibilidad de los folículos a los diversos estímulos que conduce a la inflamación y proliferación de bacterias.

    A menudo, el acné tiende a desaparecer espontáneamente, otras veces, sin embargo, es una manifestación persistente y molesta.

    El proceso comienza en las glándulas sebáceas de la piel. El sebo, o la sustancia oleosa que producen, fluyen a lo largo de un canal conocido como folículo, que también contiene un pelo. El sebo se drena sobre la superficie de la piel a través de la abertura del folículo.

    Las células del pelo, el sebo y el revestimiento del folículo pueden formar un tapón que bloquea el poro, evitando así que el sebo llegue a la superficie.

    Esta mezcla de grasa y células facilita la proliferación de bacterias, colonizadores habituales de la piel, dentro del folículo. El sistema de defensa del cuerpo reacciona a las bacterias, desencadenando un proceso inflamatorio en el área.

    Los datos científicos sugieren una cierta familiaridad con la tendencia a desarrollar acné, por lo tanto, la composición genética también juega algún papel.

    El estrés no causa acné, pero se ha observado que, en las personas que lo padecen, puede empeorarlo.

    Incluso algunos medicamentos pueden causar acné, por ejemplo, los productos cosméticos grasos pueden alterar las células foliculares y hacerlas pegajosas, favoreciendo la formación de cápsulas. En caso de acné, intente usar cosméticos sin grasa.

    Elija productos etiquetados como no comedogénicos (es decir, que no conduzcan a la oclusión de los poros).

    ¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LAS ESPINILLAS?

    Las espinillas y el acné pueden provocar diferentes tipos de dolencias o molestias: estéticas y psicológicas, debido a la concentración de lesiones cutáneas o cicatrices en las partes más visibles del cuerpo y durante un tiempo prolongado; las espinillas cuando están muy inflamados, pueden causar ardor o dolor.

    A continuación les presentare las manifestaciones más comunes del acné en la piel:

    El punto negro representa la lesión básica, es decir, el poro ocluido. Si la oclusión permanece subcutánea, se llama espinilla cerrada; forma un punto blanco (relieve).

    Las espinillas son erupciones por acné que en la mayoría de los casos contienen pus.

    Los Nódulos son las manifestaciones más graves del acné. Los nódulos se anidan profundamente en la piel y pueden causar cicatrices.

    Finalmente tenemos los quistes, estas son lesiones sumamente profundas y dolorosas; suelen dejar cicatrices muy marcadas que no sanaran a menos que se le administre tratamiento médico.

    ¿CÓMO SE PUEDEN PREVENIR LAS ESPINILLAS?

    La prevención de las espinillas y el acné se lleva a cabo lavando la piel con limpiadores no espumosos.

    Es necesario evitar aplicar cremas en la cara y el tronco, incluido el protector solar. Debe evitar el uso de cosméticos en crema.

    Como puede apreciarse, la prevención es la mejor manera de combatir el acné, así que entendiendo esto, te proporcionare las mejores recomendaciones para lograr este cometido.

    Limpie la piel con jabón suave o detergente dos o tres veces al día (mañana y tarde) y después de una actividad física intensa. Evite jabones agresivos o materiales abrasivos.

    • Frotar la piel puede generar más acné. Lávese la cara por completo, por la mandíbula hasta la inserción del cabello, y enjuague bien. Retire suavemente el maquillaje con un limpiador ligero y agua.

     

    • Lava tu cabello regularmente. Si el cabello es grasoso, lávelo también todos los días.

     

    • No apriete ni aplaste las espinillas. Podrían evolucionar en cicatrices.

     

    • Evitar las quemaduras solares. Muchos de los medicamentos utilizados en el tratamiento del acné aumentan la susceptibilidad a la exposición al sol.

     

    • A menudo, existe la creencia errónea de que el sol ayuda al acné, porque las quemaduras solares pueden hacer que las erupciones sean menos evidentes, pero en realidad la exposición excesiva aumenta el riesgo de cáncer y envejecimiento de la piel.

     

    • Durante el período de exposición al sol, use filtros e intente permanecer en la sombra como sea posible.

     

    • Elija productos para el cabello y cosméticos “no comedogénicos” o “no acneicos“. Son sustancias especialmente diseñadas para no provocar lesiones. Si es necesario, también use cosméticos sin grasa.

     

    • Evite la mayor cantidad posible de materiales abrasivos o de fricción, como mochilas y equipos deportivos.

     

    • Consulte a su médico para cualquier método de tratamiento del acné. Toma medicamentos recetados. Asegúrese de informar a su médico si el acné empeora posiblemente debido a tomar medicamentos por otros motivos.

    DIAGNÓSTICO

    Para diagnosticar las espinillas, un examen médico realizado por el dermatólogo es suficiente.

    TRATAMIENTOS

    Los tratamientos de las espinillas y el acné tienen como objetivo acelerar la sustitución de las células de la piel, reducir la irritación y la picazón, para calmar y combatir la inflamación.

    Los tratamientos tópicos incluyen lociones, llamadas Micropeeling, que promueven la regeneración de la piel al aumentar la tasa de descamación.

    RECOMEDACIONES

    • No frotes ni toques las espinillas. Escurrir, pinchar o pellizcar las erupciones puede generar cicatrices o manchas oscuras.

     

    • Lávese la cara con un limpiador suave dos veces al día y después de una actividad física intensa.

     

    • No use jabones agresivos o materiales abrasivos, ya que pueden empeorar la situación, salvo que se trate de exfoliantes bajo prescripción médica.

     

    • También es importante lavarse el cabello regularmente. Si el cabello es grasoso, lávelo también todos los días, esto es importante, ya que siempre tocara el rostro.

     

    • Existen varios productos de venta libre que pueden tratar el acné leve, pero pueden tomar hasta 8 semanas antes de ver una mejora. En cambio, se recomienda consultar a un médico en caso de formas graves.

     

    PÍLDORA Y ACNÉ

    Algunos anticonceptivos orales pueden ser efectivos en mujeres que tienen manifestaciones de acné solo en correspondencia con el ciclo menstrual. Los estudios confirman que dichos medicamentos pueden combatir  la formación de espinillas al disminuir la hiperactividad de las glándulas sebáceas de la piel.

    LA ESPIRONOLACTONA

    A veces, en mujeres adultas, el tratamiento del acné se realiza combinando anticonceptivos con otro medicamento, la espironolactona. Este último reduce el nivel de hormonas androgénicas.

    Los andrógenos se encargaran de estimular las principales glándulas de la piel. Los efectos secundarios de este medicamento incluyen menstruación irregular, sensibilidad en los senos, dolor de cabeza y cansancio. Por lo tanto, es un enfoque limitado a casos específicos.

    MALA HIGIENE Y ACNÉ

    La falta de higiene causa acné en las mujeres es un verdadero mito, por el contrario, es lavar o frotar la piel con demasiada fuerza lo que puede empeorar el acné.

    Eliminar la grasa superficial no ayuda a prevenir o tratar el acné, que en realidad se forma debajo de la piel.

    La mejor manera de lavarse la cara es hacerlo suavemente dos veces al día con detergentes suaves. Asegúrate de actuar también suavemente al quitar el maquillaje, que siempre debes lavar por la noche antes de acostarte.

    ESTRÉS Y ACNÉ

    El estrés no causa acné, pero puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos utilizados en el tratamiento del estrés o la depresión. En algunos casos, el impacto social y emocional de las erupciones provoca estrés. Consulte a su médico si tiene dudas sobre este detalle tan importante.

    CHOCOLATE, ALIMENTOS GRASOS Y ACNÉ

    Aunque muchas mujeres asocian el chocolate o los alimentos grasos con el acné, la investigación científica no ha encontrado correlación entre la dieta y el acné. La comida parece tener efectos mínimos sobre el acné en la mayoría de las personas.

    Sin embargo, una dieta saludable es importante para su salud general.

    OTROS FACTORES DE EMPEORAMIENTO DEL ACNÉ

    Los elementos que pueden empeorar el acné son muchos; en particular:

    • Cosméticos aceitosos en lugar de productos no comedogénicos
    • Aceites solares y productos para el cabello grasos, incluidos ungüentos.
    • Ciclo menstrual.
    • Manipulación de granos.
    • Frotamiento excesivo de la piel.
    • Estrés.