Saltar al contenido
Expertos Cirugía Plastica

Liposucción

¿Necesitas una Liposucción? Cuando la dieta y el ejercicio no son suficientes para tener una silueta definida, entra en juego la Liposucción; una herramienta quirúrgica que sirve para poder deshacernos de toda la grasa acumulada de forma rápida.

La grasa corporal suele acumularse en zonas donde es más que notoria, dando una apariencia desequilibrada y algunas veces poco sana. La recomendación de los especialistas para librarnos de ella es mantener una dieta saludable y añadir mucha actividad física a nuestra rutina diaria. No obstante, para poder ver resultados significativos de esa manera tendremos que esperar un buen periodo de tiempo y una que otra zona puede negarse a dejar ir dicha grasa. Una liposucción ofrece resultados visibles en poco tiempo.

liposucción

Este es uno de los procedimientos con índices de demanda más altos alrededor del mundo y constituye además uno de los que más dinero genera a la industria de las cirugías plásticas; con más de 300 mil intervenciones hechas anualmente sólo en Estados Unidos.

Para poder decidir si este es un procedimiento que te conviene o no, te recomendamos leer toda la información que te traemos al respecto.

¿Qué es la liposucción?

Antes de cualquier cosa debes tener en cuenta que la liposucción no es un tratamiento para la obesidad, no puede sustituir la dieta o el ejercicio, ni mucho menos ofrece resultados permanentes.

Este es un procedimiento quirúrgico de tipo cosmético que se hace con la finalidad de extraer el tejido graso de los pacientes en cualquier parte del cuerpo.

Abdomen, caderas, glúteos, brazos e incluso el rostro son algunos de los sitios donde puede ser aplicada la liposucción; dando como resultado el mejoramiento de la forma de dichas zonas y por ende de la silueta corporal.

La cirugía para extraer grasa corporal tiene la ventaja de que se puede hacer al mismo tiempo que otros procedimientos estéticos, como el estiramiento de piel.

Conocida también por los especialistas como lipoplastia o lipoescultura, o por los usuarios simplemente como “lipo” esta es una técnica que literalmente arranca gran parte del tejido adiposo acumulado en áreas específicas del cuerpo.

Lo que no hace

Claro está que los beneficios brindamos por esta técnica de mejoramiento estético a nivel de apariencia personal son muchos; sin embargo se debe tener una perspectiva realista de los resultados concluyentes que ofrece la cirugía.

En primer lugar, reiteramos que la liposucción no debe ser empleada como un tratamiento contra la obesidad o para perder peso.

En realidad, debe ser tratada como una herramienta complementaria a la dieta y el ejercicio; que ayuda a lograr lo que estos no pueden hacer por sí solos.

Un cirugía de este tipo no te succionara toda la grasa que posee en caso de tener problemas graves de obesidad. Tampoco elimina las estrías, la piel de naranja o celulitis que tengas.

Imagina por un momento que tu cuerpo es una escultura con la forma un poco desprolija y que el médico cirujano es un escultor. La liposucción sería entonces la técnica elegida por el artista para arreglar la forma de su obra. Pero a diferencia de una obra de arte donde los cambios la mayoría de las veces son permanentes, en nuestro cuerpo no sucede de esta manera.

Cuando el procedimiento no es acompañado con un estilo de vida saludable (dieta y ejercicio) probablemente los resultados obtenidos se pierdan rápidamente.

Cabe destacar que además la cantidad de grasa que se puede eliminar no es ilimitada; pues cuando resulta excesiva existe posibilidades de que la piel tome una apariencia de “abolladura” o surjan bultos en la misma.

¿Para qué sirve?

Pese a ser un cirugía que elimina la grasa con fines estéticos, no siempre es la primera opción sobre la mesa.

Generalmente es recomendada solo cuando un estilo de vida con hábitos de alimentación saludables y ejercicio cotidiano no logran los resultados esperados en áreas que se tornan renuentes a irse.

Regularmente es usada con fines cosméticos pero en uno que otro caso es capaz de brindar beneficios ante la presencia de diferentes afecciones, como por ejemplo:

  • Se aplica en casos de ginecomastia donde los hombres también acumulació de tejido adiposo en la zona del pecho.
  • Es un tratamiento complementario en personas con pérdida de peso extrema o de obesidad mórbida.
  • En ocasiones se usa para retirar el exceso de líquido entre los tejidos que causa el linfedema para disminuir la hinchazón.
  • Es una eficiente alternativa para quienes padecen de lipodistrofia, pues ayuda a que la distribución de grasa esté equilibrada en todo el cuerpo.
  • Puede ser aplicada para la extracción de tumores benignos conocidos con el nombre de lipomas.

Preparación antes de la cirugía

El médico tratante te deberá brindar las indicaciones necesarias para que la cirugía ocurra de manera óptima sin ningún percance que pudiera evitarse con una preparación adecuada.

Primero que nada serás sometido a pruebas generales como exámenes de laboratorio e inspección física. Esto con el fin de descartar cualquier problema que imposibilite la liposucción.

Si todo resulta correcto, en dos semanas antes de la intervención se indica la suspension de medicamentos como aspirinas, antiinflamatorios o cualquiera que favorezca el sangrado. En algunos casos se pide a las mujeres suspender las pastillas anticonceptivas. Asimismo se prohíbe el consumo de narcóticos ilegales y del cigarro.

En caso de que el paciente tenga un cuadro anémico, también se le prescriben suplementos con hierro para superarlo.

Procedimiento

Para realizar el procedimiento quirúrgico es usada anestesia general; cuya duración oscila entre 1 y 4 horas, en dependencia de la complejidad de cada caso. Aunque cuando las áreas a tratar son muy pequeñas puede emplearse anestesia local e incluso se le puede pedir al paciente que se mantenga de pie para grasa fluya con facilidad.

A continuación se realiza una incisión muy discreta en la parte del cuerpo a tratar y se procede a infundir anestesia diluida para evitar el sangrado. Se introduce un tubo o cánula muy delgado con su parte interior hueca y se empieza a aflojar la grasa del área realizando ciertos movimientos de ida y vuelta.

Para finalizar se procede a extraer la grasa que se ha aflojado se usa una aspiradora quirúrgica adherida al otro extremo del tubo

Técnicas de liposucción más usadas

Liposucción tumescente

Esta técnica de liposucción es la más popular y más utilizada en el campo de la medicina esté se realiza bombeando a través de la incisión cierta cantidad de solución salina, junto con anestésico y epinefrina. Estos dos últimos componentes son esenciales para inducir la vasoconstricción y evitar así el sangrado durante la operación.

Liposucción asistida por ultrasonido

Para este tipo de liposucción se utiliza una cánula que es energizada por medio de ultrasonido; haciendo que la grasa literalmente se derrita al contacto con la misma.

El ultrasonido actúa rompiendo las paredes de las células adiposas, como resultado su contenido se emulsiona facilitando la succión. Por lo general este método se aplica en zonas donde el tejido es muy fibroso como el pecho masculino o la espalda.

Liposucción seca

Este es uno de los menos usados. Conlleva mayores riesgos de producir hematomas o sangrado; ya que básicamente consiste en una liposucción tradicional pero sin la aplicación de líquido.

Lipólisis asistida o guiada por láser

Consiste en un método menos invasivo que los demás usados en esta cirugía. Se realiza la incisión igual que del modo tradicional, se introduce el líquido intumescente pero en este caso la energía usada para eliminar la grasa proviene de un dispositivo láser. Con este método es posible dejar las incisiones abiertas para que por allí drene el líquido que pueda aparecer durante el proceso postoperatorio.

Postoperatorio de una liposucción

Lo primero que notarás después de la operación es el entumecimiento de las áreas del cuerpo tratadas y de las zonas cercanas a esta. En el caso de haber recibido anestesia general, lo más probable es que tengas que pasar la noche en el hospital; pero muy temprano en la mañana el médico sin lugar a dudas autorizará tu alta del lugar.

Tendrás vendajes puestos en las partes del cuerpo tratadas. En caso de tu abdomen también fuese uno de los objetivos puede que sea colocado un corsé; para que mantenga todos los tejidos en su sitio mientras que pasa el proceso de curación.

Cabe destacar que es normal la aparición de hematomas significativos en el área, por lo cual no te alarmes cuando los veas. En cuanto a los medicamentos, el médico probablemente te receta antibióticos y píldoras anti inflamatorias.

Resultados de la liposucción

Aunque puede que observes de manera muy sutil los resultados inmediatamente después la cirugía; en realidad los resultados concluyentes del procedimiento no son visibles sino hasta que la inflamación del área disminuya. Lo cual puede tardar un par de meses.

Tras 4 semanas de la cirugía los cambios empiezan a notarse más significativos. Principalmente el área donde se retiró la grasa es menos voluminosa.

La liposucción no es una solución permanente para la acumulación de grasa corporal; sino se toman las medidas adecuadas el paciente experimentará rebotes de peso, pudiendo adquirir más grasa de la que tenía con anterioridad.