Saltar al contenido
Expertos Cirugía Plastica

Ácido Hialurónico

El Ácido Hialurónico es conocido como una potente fuente de hidrato de carbono (carbohidratos o glúcidos) que se encarga de la estimulación de la piel. Es una sustancia naturalmente producida por el cuerpo humano. Esta estimulación se genera a partir de la hidratación continua; principalmente, en los primeros cincuenta años de vida.

Aunque su uso no es nuevo, cada día aumenta la demanda de este componente por los importantes aportes que le da a la apariencia de la piel. Esto, por ser el gran aliado para el control de las arrugas y por disminuir el avance del envejecimiento. Entre otros beneficios importantes que trae para el paciente que decide aplicarselo. Sin embargo lo mas recomendable es siempre conocer los pro y los contras antes de hacerse un tratamiento reciente en el mercado.

¿Que es el Ácido Hialurónico?

Básicamente el Ácido Hialurónico es una sustancia orgánica, que se encuentra en el cuerpo en distintos órganos y articulaciones. Entre sus principales funciones está la de retener y permitir la circulación del agua para lograr la hidratación y, posteriormente, los efectos positivos antes mencionados. Por ende, observamos que cuando nuestro cuerpo produce naturalmente este ácido, se evidencia en el volumen del tejido de la piel. En otros casos, se debe recurrir a la asistencia estética.

Por su parte, los expertos han confirmado que, a partir de los cincuenta años, aproximadamente, el cuerpo disminuye su producción de este ácido y, en consecuencia, comienzan a aparecer las incómodas arrugas. En este sentido, la aplicación del Ácido Hialurónico en centros estéticos, posee alta demanda en la actualidad.

 

Ácido Hialurónico, Breve Historia

La primera vez que este hizo aparición fue en el año de 1942, destinado únicamente al área comercial. En aquel momento, el científico Endre Balazs, de Hungría, apostó por la técnica empleada por el Alemán Karl Meyer, quien se encargó de extraer una sustancia viscosa del ojo de las vacas, a diferencia de Balazs quien lo tomaba de la cresta de los gallos.

Desde hace más de cincuenta años, el ácido hialurónico extraído de la cresta de gallos, es considerado como una de las fuentes más provechosas en el mundo de la medicina estética. A diferencia de la propuesta de Meyer, ya que el acceso al ácido a partir del ojo de la vaca, no resultó ser tan comercial.

 

Tipos de Ácidos Hialurónicos

Las arrugas son pliegues que se generan en la piel como resultado de la actividad constante que soportan los músculos de la cara, concretamente, gracias a los gestos que realizamos diariamente. Por la disminución en la producción del Ácido Hialurónico, la presencia de estos pliegues no tarda en aparecer.

Por ende, existen (por lo menos) tres tipos de Ácidos Hialurónicos para aplicar. Cada uno de estos se distingue por el grado de concentración de ácido que posea. La selección de su presentación dependerá de las particularidades que se evidencien en la piel y dependerá solo de los especialistas.

  • Ácido Hialurónico de menor cohesión: es el aplicado para la corrección de arrugas finas. Este tipo de arrugas las podemos encontrar en las llamadas “patas de gallo”, a un lado del contorno del ojo; además, en las arrugas peribucales, ubicadas en el contorno de la boca y de los labios.

 

 

  • Ácido Hialurónico de cohesión media: este tipo de ácido suele ser aplicado para el disminuir la apariencia de los pliegues ubicados en la frente y en el entrecejo. También se pueden corregir las arrugas nasolabiales, las ubicadas en el contorno de los labios (surcos nasogenianos) y las arrugas malares.

 

Observamos que, los pliegues que se corrigen con la tipología de cohesión media, son aquellos que se forman a partir de la aparición de arrugas dinámicas. Estas también pueden ser conocidas como arrugas de expresión, porque surgen gracias a los movimientos faciales repetitivos y característicos de cada individuo.

 

  • Ácido Hialurónico de cohesión alta: la más alta concentración del ácido suele ser aplicada en tratamientos que buscan el aumento del volumen de la naturaleza de la piel. Po esto, suele ser aplicado en pómulos, labios, mejillas y como relleno del contorno de los labios. Así mismo, ofrece mayor firmeza en el contorno del rostro.

 

Ácido Hialurónico Reticulado y No Reticulado

Existe otra clasificación del Ácido Hialurónico que puede resultar de gran utilidad por ser otro método para su obtención en el mercado. Estos los podemos encontrar como: reticulado y no reticulado. Ambos constituidos por moléculas, pero con usos y presentaciones muy particulares.  

 

  • Reticulado: además de estar compuesto por moléculas, como ya se había mencionado, estas contienen la posibilidad de unirse y conformar una especie de malla. Esta estructura podrá manipularse para graduar su densidad, lo que tendrá directa repercusión en la retención y durabilidad del producto en la piel.

 

En consecuencia, entre más denso, su efecto podrá perdurar por más tiempo. No obstante, a menor densidad, su notoriedad desaparecerá más rápido. Su aplicación debe ser por vía subcutánea, a través de inyecciones; su eficacia suele ser atribuida a su lenta absorción por el cuerpo humano.

 

  • No reticulado: aunque también se encuentra compuesto por moléculas, estas no tienen la cualidad de unirse entre sí. Por ende, se hallan desplazándose en el cuerpo de forma libre. Su aplicación, a diferencia del reticulado, se da por medio de productos como cremas o geles; es decir, su administración es de uso tópico.

 

Estas presentaciones suelen ser combinadas con colágeno y vitamina C, para favorecer, a largo plazo, la apariencia de la piel. Es importante resaltar que, por lo tardo de su resultado en la piel, involucra una menor inversión. Es posible también encontrarlos para ser administrados por vía oral.

Ácido Hialurónico Inyectable

Los usos y aplicaciones del Ácido Hialurónico pueden ser muy variados; es altamente recomendable, que sea empleado bajo la consideración de un especialista. Ellos manejan los criterios y la mejor forma de llevarlo a cabo.

Sin lugar a dudas, la aplicación de este ácido por vía subcutánea, solo puede ser sugerida y realizada por un profesional. Se coloca en la cara con el propósito de atender, de forma rápida, la apariencia del rostro y aplicar relleno en su contorno. A través del relleno, los labios mejorarán su apariencia y se suavizará el aspecto de las arrugas más marcadas.

En los labios, específicamente, es una de las áreas del rostro donde los pliegues de la piel se hacen más visibles; su principal objetivo, es otorgarles el volumen perdido a las zonas que así lo requieran. Como tratamiento, la presentación inyectable suele exigir un mantenimiento de seis a nueve meses.

Para las ojeras, este ácido también puede actuar como un gran aliado. Con el pasar de los años, las ojeras comienzan a marcarse más y más. Como resultado de la aplicación de estas inyecciones, se observará la disminución de las mismas, en cuanto a su volumen y color. Sin embargo, el retoque es necesario para contribuir con el control de este aspecto.

No solo en el rostro se aplican estas inyecciones, como verán, la zona de las rodillas también se ha visto beneficiadas con este producto. Su finalidad es colaborar como tratamiento para la osteoartritis de rodilla (disminución de los cartílagos). Surte un rápido efecto como calmante y, por ende, permite una mayor movilidad.

Finalmente, hay una presentación en ampolla que no se debe inyectar. Deben ser administradas directamente sobre la superficie a tratar y reforzadas mediante un sutil masaje que beneficie la absorción del ácido.

Ácido Hialurónico en Pastillas

Las razones positivas para la toma de estas pastillas son comunes a los beneficios obtenidos a partir de las demás aplicaciones. Ya que van desde mejorar la apariencia de la piel, hasta ofrecerle volumen. Todo dependerá de la realidad diagnosticada en la piel para el momento de su aplicación.

Aunque es ampliamente reconocida la eficacia en presentación inyectable, otros han preferido por medidas menos agresivas. Principalmente, porque el resto de las opciones para acceder a este ácido son más económicas y se pueden encontrar en cualquier farmacia o estética; posterior a la consulta con un especialista en el tema.

Dentro de las ventajas de consumir estas pastillas destaca la capacidad de nutrir la piel; fortalecer las articulaciones a partir de la producción de líquido y facilitar la capacidad de movimiento de las mismas. Entre otros aspectos positivos de su consumo, se puede destacar su contribución a la prevención y tratamiento del síndrome del ojo seco.

Por esto, Luego de una consulta que le permita constatar el estado de la piel y, por ende, seleccionar el tratamiento que mejor se ajuste a ella. Son los profesionales quienes manejan los criterios más exactos para su aplicación y la mejor forma de llevarla a cabo.

Ácido Hialurónico en Crema

Esta es la forma de empleo más utilizada a nivel mundial. El uso tópico, aunque no sea el más efectivo, sí está demostrado que es el más prolongado por sus usuarios. Permite una mayor intensidad en la hidratación de la piel, al tiempo que disminuye la apariencia de los pliegues de la piel causados por el dinamismo que conllevan las expresiones.

 

 

Existen diferentes tipos de cremas ricas en Ácido Hialurónico; algunas son especiales para el contorno de los ojos, los labios y sus alrededores y, otras, trabajan de manera general las líneas de expresión. Estas cremas favorecen en el control de la aparición de las arrugas que se forman en el rostro y cuello.

Del mismo modo, su modo de aplicación también puede variar. Algunas pueden ser empleadas como cremas de día, de noche, mascarillas, protectores solares, de aplicación tópica en cualquier momento del día, entre otras. Es decir que, solo dependerá del método de uso que sea de su preferencia y del costo de las mismas.

Además del rostro, esta fórmula es muy útil para mantener hidratado el cabello; así como también para su protección y fortalecimiento. La aplicación es igual de diversa como lo es para el cuidado de la cara. Se pueden encontrar mascarillas, cremas para peinar hidratantes, ampollas, entre otras.

Beneficios de su Aplicación

Realza la belleza y la salud a través del uso del Ácido Hialurónico

Antes de acceder a un producto, cualquiera que este sea, es imperativo hacer una detallada revisión de los beneficios y riesgos de su uso. Por lo cual, se invita a hacer una revisión de los fines que tiene el Ácido Hialurónico y las consecuencias positivas que puede ir acarreando a corto, mediano y largo plazo.

  1. Hidratación de la piel:

Una vez que el cuerpo disminuye su producción del ácido de forma natural, la cantidad de agua en el cuerpo comienza también a ser menor. De ahí que devengan tantas complicaciones a nivel de piel y articulaciones, a partir de los años. Al ingresarle al cuerpo esta sustancia, comienza a recobrarse la hidratación de las áreas afectadas.

 

2. Mejora la apariencia:

Tras la hidratación, las líneas de expresión comienzan a disminuir (temporalmente). Aunado a ello, la elasticidad de la piel se ve beneficiada y, por consiguiente, la movilidad de los músculos y de las articulaciones. Esto ha permitido importantes mejoras en la apariencia y estructura de la piel.

 

3. Disminuye el envejecimiento:

Ya se han mencionado los efectos que visiblemente este ácido logra en la piel; sin embargo, no se pueden dejar de lado los efectos secundarios que también son positivos. Una vez que la persona mejora la elasticidad de la piel y lubrica sus articulaciones, el cuerpo retoma, en un buen porcentaje, la movilidad de su cuerpo con un menor grado de dolor.

Posibles Riesgos de Aplicar este Ácido

Estos son algunos de los efectos menos positivos que podría generar el uso del Ácido Hialurónico:

  1. Irritación en la piel. Posterior a la aplicación del tratamiento, en su mayoría inyectado, pudiera la piel adoptar un leve enrojecimiento. El mismo podría desaparecer en poco tiempo.
  2. Bultos o hinchazón del área tratada. Por la incorporación de una sustancia manipulada, pudieran surgir ciertos hematomas. Sin embargo, es conveniente informar a los expertos cuando aparezcan estos bultos.

Usos médicos del Ácido Hialurónico

Aunado a todos los propósitos estéticos, el consumo de este complemento puede aportar grandes beneficios a la salud. Especialmente, para personas de la tercera edad, está a la venta en formato de suplemento alimenticio para compensar la pérdida del ácido en el ser humano.

La osteoartritis es una enfermedad que se puede presentar en diversas partes del cuerpo. Surge, precisamente, como consecuencia de la disminución del cartílago; lo que termina afectando todas las articulaciones. Esta es una de las consecuencias más médicas que estéticas de la pérdida del Ácido Hialurónico en el cuerpo humano.

Por ende, el suministro de esta sustancia beneficiaría a los enfermos de artritis en cualquier parte del cuerpo, colaborando con la lubricación de las articulaciones. Tomando incluso en cuenta el síndrome del ojo seco, mencionado anteriormente. En suma, un aporte significativo para el cuidado e hidratación de nuestro cuerpo, por dentro y por fuera.