Saltar al contenido
Expertos Cirugía Plastica

¿Cómo acelerar el metabolismo para perder peso?

Siempre que hablamos acerca de perder peso lo primero que se nos viene a la mente son las dietas y el entrenamiento físico, lo que no está mal pero hay otros factores que deberíamos conocer y estudiar.

Un ejemplo claro es el de aquellas personas que indiferentemente de cuanto se cuiden a la hora de elegir sus alimentos les es imposible bajar de peso e incluso parecen seguir subiendo talla constantemente.

Por otro lado, tenemos el caso completamente contrario, el de quienes comen sin culpa ni restricciones, todo lo que quieren y en las porciones que les plazca, pero así se mantienen en la línea y peso ideal.

Estos casos – no todos – pueden tener tu origen en la tendencia metabólica de tu organismo, que es el proceso bioquímico responsable de la capacidad que tenga tu cuerpo de quemar grasas y calorías.

A  continuación, vamos a profundizar un poco respecto a este tema para entender cómo funciona el metabolismo y los métodos más efectivos para entrenarlo en pro de un desempeño eficiente y beneficioso.

Empecemos por el principio, ¿Qué es el metabolismo?

El metabolismo se define como el proceso celular que se encarga de regular todos los proceso que realiza nuestro cuerpo para que podamos llevar a cabo tareas naturales e involuntarias o moverte.

Respecto al tema de la alimentación, tiene que ver con la producción de enzimas que se encargan de descomponer los alimentos para transformarlos en energía de almacenamiento o consumo corporal.

Lo podemos ver de este modo: las proteínas –carnes, lácteos– se convierten en aminoácidos, las grasas pasan a ser ácidos grasos y los carbohidratos –hidratos de carbono– se transforman en azúcar.

No obstante, este proceso no funciona exactamente de la misma manera y velocidad en todas las personas, de allí se generan los conceptos de metabolismo acelerado –rápido– o lento, según cada caso específico.

A estos términos se les conoce como metabolismo basal y tasa metabólica, refiriéndose al gasto calórico que requiere el cuerpo en estado de reposo y la rapidez con la que se desarrolla, respectivamente.

🔥 Metabolismo rápido

Es el tipo de proceso metabólico óptimo en el que las enzimas responden de manera correcta al descomponer los alimentos para construir tejidos, almacenar fuentes de energías y desechar el resto de manera efectiva en corto tiempo.

Las personas que poseen un metabolismo acelerado son las que referimos como quienes gozan de la capacidad de alimentarse sin un control restrictivo sin que esto incida de manera directa o negativa en su peso o las medidas –talla.

🐌 Metabolismo lento

Por otra parte, hay personas cuyo metabolismo es deficiente en cuanto al consumo calórico para convertir los alimentos en energía y distribuirla en la que será consumida por el cuerpo y que permanecerá almacenada para más adelante.

En estos casos, el cuerpo asimila gran parte de los alimentos en musculatura, respondiendo efectivamente a las grasas y azúcares para convertirlos en un aumento de la masa corporal –medidas y peso–, y sin conmover su nivel de energía.

 

🤔 ¿Qué factores determinan el tipo de metabolismo?

Uno de los puntos que se debe tener claro respecto a este tema y que hay que atacar desde este momento es: ¡tener un metabolismo lento no es tu culpa!

En cuanto a quienes poseen un metabolismo acelerado es improbable que requieran un consejo o motivación, algunos agradecen, otros son indiferentes.

Sin embargo, vale la pena entender qué factores pueden alterar nuestro metabolismo para saber qué podemos hacer para revertirlo y elaborar un plan.

Sexo

Como una norma general, la masa corporal del cuerpo de los hombres suele superar al de las mujeres, hablando en término de personas bajo condiciones similares, salvo algunas excepciones.

Respecto de este factor, parte de la descomposición de alimentos se focaliza en las construcción de músculos que en proporción será más el utilizado para hombres que empleado para mujeres.

Por otra parte, el desarrollo hormonal que las mujeres atraviesen puede incidir en una ralentización del metabolismo, especialmente refiriéndonos a la menopausia, algo que no aqueja a hombres.

Además, la proporción de testosterona en el cuerpo, una hormona indefectiblemente presente en el organismo masculino también puede influye como un factor de aceleramiento metabólico.

Edad

No existe una escala estándar para este elemento, pero la media se ubica entre los 30 y 40 años de edad, cuando en general la masa muscular del cuerpo de las personas tiende a disminuir.

Esto sucede cuando el organismo deja se suministrar aminoácidos necesarios para construir músculos con la misa efectividad, a razón de la necesidad de un consumo de energía superior.

¿Has notado que las personas –hombres y mujeres– a partir de esta edad comienzan a ensanchar su zona abdominal? Hay excepciones a la norma, pero el motivo es un trastorno metabólico.

Genética

La carga genética del individuo también puede incidir en este tema, ya sea de manera directa o indirecta, es decir, de padres a hijos o abuelos a nietos, respectivamente.

Obviamente dependerá de a qué grupo familiar seas más afín –genéticamente hablando, no tiene que ver con simpatía– y las cualidades representadas por esta en el tema.

No obstante, aunque en comparación con otros factores este es determinante en muchos casos, también hay excepciones a quienes no afecta en ningún sentido.

Actividad física

Hacer ejercicio es un método que muchos aplican inconscientes del efecto metabólico que desencadena, pero de hecho sirve para acelerar el metabolismo.

Las razones son que por una parte tu cuerpo está consumiendo energía de manera rápida y también los estás forzando a construir y aumentar tus músculos.

¿Has notado que una persona que entrena con regularidad suele engordar tan inmediatamente como abandona la actividad física? He aquí el porqué.

Estilo de vida

Por supuesto que tu estilo de vida también puede tener un efecto negativo o positivo respecto al comportamiento de tu metabolismo.

La vida sedentaria, el comer más de la cuenta, el estrés del trabajo y otros factores pueden ralentizar tu metabolismo y otros riesgos.

Al otro extremo, detalles como subir escaleras, trabajar de pie, cuidar el horario de comidas, entre otros pueden mantenerte.

 

👉 ¿Cómo acelerar el metabolismo?

Las fallas metabólicas en sí mismas pueden desencadenar una serie de enfermedades, algunas crónicas, que perfectamente podrían prevenirse adoptando ciertos hábitos para acelerarlo.

El primer consejo es buscar e informarte porque tanto como las medidas, las fuentes son prácticamente innumerables. En este artículo, vamos a dividirlas en tres contextos generales para la mayoría.

Hidratación

Mantenerse hidratado es un consejo universal que aplica para todas las áreas de la salud, y establecer un comportamiento metabólico adecuado no podría ser la excepción.

La razón es que consumir suficiente agua ayuda a acelerar el proceso digestivo y mantener un buen flujo sanguíneo. Un dato es que causa la sensación de llenura que evita comer de más.

Pero además, no solo se trata de agua; ciertas bebidas como el té verte o jugo de limón también son opciones saludables y con alto porcentaje de agua versus los refrescos y otros.

Así mismo, los que contienen componentes termogénicos –que producen una reacción de calor–, como el café y otros también aportan beneficios metabólicos y algunos extras de salud.

Regularidad

Acostumbrar al cuerpo a buenos hábitos alimenticios también es una herramienta efectiva contra la ralentización del metabolismo, además de en sí mismo ser una práctica saludable.

Entre las medidas a tomar en cuenta es siempre desayunar, respetar los horarios de las comidas y para ejercitarse, restringir el consumo de grasas –dietas reiterativas–, entre otras.

Se trata de tomar decisiones inteligentes en pro de cultivar un estilo de vida más saludable y responsable con tu cuerpo y automáticamente estarás ayudando a corregir tu metabolismo.

Ejercicio

Forma parte del hábito anterior y ya lo explicamos a medias en algún punto previo, pero es debido ser un poco más específicos respecto a qué tipo de ejercicios ayudan a acelerar el metabolismo.

  1. Fuerza: los ejercicios de fuerzas –como el levantamiento de pesas y similares– son los que realmente resultan efectivos para acelerar el metabolismo en cuanto a que promueven la construcción de músculos.
    1. Cultiva el músculo: consulta con tu entrenador acerca de los ejercicios idóneos para los diferentes grupos musculares.
    2. Define el cuerpo: si entre tus objetivos está obtener un cuerpo escultural esta es tu oportunidad para hacerlo bien.
  2. Cardiovasculares: el calentamiento previo al entrenamiento es importante y los ejercicios cardiovasculares son una premisa universal, pero no influyen como método para acelerar el metabolismo.
    1. Pausa: apenas termines de pedalear, caminar o trotar, el proceso también lo hará.
    2. Intensidad: una opción puede ser establecer circuitos de alta intensidad que los incluya; eso servirá.
  3. Actividad regular: levantarte del escritorio cada tanto, subir por las escaleras, estacionar lejos de la entrada, entre otros hábitos fuera del gimnasio pueden aportar beneficios metabólicos. ¡Muévete!

Metabolismo femenino

Aunque aplican para las medidas apenas mencionadas, en cuanto a las mujeres existe una predisposición muy marcada a la ralentización del metabolismo que merece ser abordada por separado.

Le podemos sumar además que este estancamiento metabólico influye en temas estéticos más allá de un simple aumento de peso y talla, lo que indudablemente produce malestar general.

Tanto es así que, según la causa puede generar efectos negativos en el sistema digestivo –reflujo, constipación o diarrea–, neurológicos –dolores de cabeza (crónicos), insomnio–, entre otros.

El consejo en este y todos los casos, siempre será acudir a un especialista parta que pueda estudiarte a fondo y determinar cuáles son las medidas más adecuadas para tu caso en particular.

Por nuestra parte, vamos a mencionarte algunos de los alimentos que pueden influir positivamente en tu metabolismo, de acuerdo con el origen del estancamiento, para que los incluyas en tu dieta.

Cabe acotar que estas no serán las únicas recomendaciones, datos como los mencionados anteriormente también deberían formar parte de tu rutina para optimizar los resultados que esperas.

Inflamatorio

Cuando el origen de tu estancamiento metabólico es inflamatorio, significa que existen en tu cuerpo toxinas que impiden a tu organismo comportarse correctamente y simplemente tienes que eliminarlas.

Debes elegir alimentos que contengan propiedades antiinflamatorias –lógicamente–, antioxidantes y diuréticas. La idea  es que prepares tu organismo para activar tu metabolismo en función de depurar tu cuerpo.

Digestivo

Esta es probablemente una de las causas más incómodas porque pueden provocar irritación y dolor, además de peligroso pudiendo desencadenar enfermedades crónicas en diferentes áreas del sistema.

Se trata de ser cuidadoso con lo que ingerimos, en este caso dar un giro de 180 grados a nuestra dieta con alimentos alcalinizantes y que faciliten la digestión. También conviene tomar algún protector gástrico.

La responsabilidad y el compromiso son imperativos en este caso porque son muchos los órganos involucrados, todos sumamente delicados e igual debes nutrirte correctamente: manzana, chía, cayena, etcétera.

Hormonal

Aquí pueden pasar dos cosas; la primera es que exista un déficit de hormonas –muy común durante el proceso de menopausia– o un desequilibrio de las mismas –regular en la menstruación.

Las consecuencias en estos casos son principalmente estéticas, acné o manchas en la piel, otro, pero debemos tomar en cuento lo sensible que puede volverse cualquier tema por muy trivial que sea.

Sólo una mujer puede entender lo incómodo que puede resultar atravesar un desequilibrio hormonal, pero por suerte hay alimentos que pueden ayudar y justo acerca se trata nuestra intervención.

Debes incluir en tu dieta alimentos que tengan vitaminas, antioxidantes y, si se trata de un déficit, enzimas que ayuden a producir esas hormonas restantes de forma orgánica, sin metodologías raras.

Igualmente, para cualquiera de los casos, hay alimentos que puedes incluir, ya sea por dudas o como apoyo metabólico. La lista incluye algunos laxantes naturales, depurativos y para el sistema inmune.

Como ves, todo se trata de informarse acerca de cuáles son las opciones que pueden favorecerte individualmente a ti, más allá de estas recomendaciones que, si bien funcionan, son bastante genéricas.

Un dato que siempre vamos a resaltar es la importancia de consultar a un especialista en el área y preferir los medios más naturales posibles, antes que los fármacos o suplementos, que te cuidan mejor.